REFLEXIONE Y …

REFLEXIONE Y …

Gracias a la realización de las denominadas “Jornadas de Reflexión” /actividad realizada dentro del proceso de planeación institucional) estuvo en la Seccional el Padre Luís Ugalde S.J. Rector de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas, Venezuela. El Padre Ugalde de 58 años, nació en España y se radicó muy joven en Venezuela. Ha sido un estudioso de la relación Universidad- sectores populares y ha trabajado en ella por lo menos 30 años.

Además el Padre Luís Ugalde S.J. fue partícipe del documento de AUSJAL (Asociación de Universidades Jesuíticas de América Latina), que contiene la propuesta educativa de las universidades jesuíticas con respecto a los retos y desafíos que traerá el próximo milenio.
Sin-título-2
A continuación se prestan apartes de los que fue la entrevista realizada:

¿En qué se basaron los autores de AUSJAL para esta afirmación: “Llevamos décadas formando profesionales generalmente exitosos en sociedades fracasadas y cada vez más deshumanizadas”? R/ Hay un hecho que se observa en todos los países. Las universidades de los jesuitas están bastantes cotizadas. Hay gente que trata de entrar a la Universidad porque generalmente consideran que se posicionan bien en el mercado, para los efectos de empleo y de éxito al salir de ella. Esa es una afirmación un poco provocativa, pero que responde al diagnóstico. Es decir, nuestras sociedades todavía no han logrado una convivencia social, un estilo de ciudadanía que sea satisfactorio.

Es decir, las aspiraciones de la mayoría de la población, tanto en términos de empleo, pobreza, convivencia, seguridad, vida, desarrollo jurídico, etc. Está muy por encima de lo que la población efectivamente consigue. Por otro lado parece estar a la vista que muchos de los egresados son realmente exitosos; esto no quiere decir que este éxito sea malo, ni quiere decir que la culpa de las limitaciones y de los grandes problemas que hay en nuestra sociedad sea de los egresados. Pero si es interesante que la pregunta no la hagamos sin ponernos a la defensiva.

Creo que esto ayuda mucho para lo que ahora tenemos que hacer, no juzgar lo que hicieron los anteriores sino dejarnos interpelar por la realidad.

¿Entonces cómo debería orientarse la formación jesuita en las universidades? R/ En el documento de AUSJAL se puede apreciar. La integridad de la formación humana, la centralidad de la persona en lo que se haga, tanto en el funcionamiento de la propia institución como en la formación que demos, en la cosmovisión que la gente reciba. Insistimos  que en la Universidad no sólo  se desarrolle la razón, sino también la parte vivencial y afectiva.

¿Qué características debe tener hoy una sociedad como la nuestra para que desde un punto de vista cristiano y jesuita no la llamáramos fracasada sino exitosa? R/  Yo creo que nosotros tenemos algunas lecciones pendientes. Los estados latinoamericanos en general son estados que dejan mucho que desear en la calidad del servicio, en la corrupción que siempre está tan presente en lo público, en una sobrecarga de burocracia sumamente ineficiente. Todo esto en definitiva revierte en contra de la calidad de vida de la gente. Yo creo que nosotros tenemos que enfocar eso en la sociedad. Por otro lado está lo del empleo. El pobre no dejará de ser pobre mientras no tenga un empleo que él lo pueda desarrollar y que sea de cierta calidad. A mi modo de ver estos aspectos son fundamentales: el empleo y el funcionamiento de los servicios públicos en la sociedad y el recuperar el sentido de lo público, la idea de la país, de lo común. Y el tercer elemento fundamental son los valores familiares. Todo me puede funcionar, pero si no tengo la otra dimensión que normalmente uno desarrolla en la familia, en la convivencia, no mejorará la situación.

Comments

comments