El Clavo me inspira

El Clavo me inspira

SILENCIO

Escuchar el silencio ?…
Es difícil… Porque el sonido lo ocupa todo,
parece vaciar mis bolsillos…
Tensionar mis desvelos…
Caminar con la mirada abierta a
las curiosas sensaciones del espacio…

elclavo_mariposaUn espacio saturado…
Envuelto en emociones…
Quisiera oír tus canciones…
Aunque ya no esté a tu lado…
Saber si merezco de tus ojos una mirada,
aunque sepa que no me quieres nada…
Aunque la luna y las estrellas no brillen para mí.
Y el vacío de mi alma no me deje ser de ti.

Hoy desperté pensando en tí, quería encontrarle
una razón a tu presencia en mi memoria…
Desnudé mis ansias de verte, de besarte…
De calentar mi alma con tu cercanía.

Apagar el inmenso fuego de mi melancolía,
con tu compañía
dulce alivio, dulce espera… Eterna zozobra
gran desconsuelo aquel de no tenerte ahora
a mi lado.

Esmeralda
Psicología

SI SUPIERAS

Si supieras cuantas veces…
He pegado mi corazón,
por que cada vez que te veía volvía
a partirse en dos.

Si supieras cuantas veces…
Intenté curar las heridas que en mi cuerpo dejaste,
con personas que en nada podían igualarte.

Si supieras cuantas veces…
Intenté olvidarte,
pero mi cuerpo te extrañaba al instante.

Si supiera cuantas veces…

Pardos
Ingeniería Industrial

SINTITULO

Recuerdo aquella noche del 27 de septiembre, no
podía dormir, a cada hora me despertaba nervioso
y confundido por aquel sueño. Soñaba que estaba
de pie, y hablaba y hablaba sin parar. Incluso me
llegué a sentir ridículo por eso, ¿por qué  que me iba yo a
despertar por un sueño que no entendía?

Así que tomé una decisión, no me la iba a dejar
montar más por ese sueño, decidí quedarme
despierto a esperar a que él llegara a mí; así yo podía
descifrar que era lo que me quería decir, y por fin,
poder dormir tranquilo.

Comencé a esperarlo y a la hora lo vi llegar, me vi
hablar; pero pronto por esas cosas de la vida, la;
somnolencia me vencía y otra vez me quedaba
dormido; pero despertándome al poco tiempo por
aquel ya nombrado suceso.

Así que tome una decisión, tome tinto con coca-cola,
un remedio que me recomendó un especializado y
erudito watchman de por mi casa.

A la hora, otra vez sentí llegar el sueño, esta vez con
mayor fluidez comencé a verme y escucharme hablar
y decir todo lo que sentía, como esta vez hablaba
con aquella seguridad con la que siempre había
soñado. Me acerqué a mi mismo y vi como mientras
hablaba, de mi corazón se desprendía una luz que
se reflejaba en todo el ambiente, la perseguí,
luchando contra la tradicional neblina de un sueño
hasta que la alcancé. Descubrí que aquella imagen
Eras vos.

Al otro día me desperté confundido; pero llegue a
una conclusión:
QUE TU ERES EL REFLEJO DE
LOS SUEÑOS DE MI CORAZÓN.

Harold Vieda
Ingeniería Industrial

Comments

comments