La Simpsonada…Más de 10 años de entretenimiento amarillo

La Simpsonada…Más de 10 años de entretenimiento amarillo

simpsonsUna joven de 21 años, hermosa y supremamente inteligente, corre hacia la TV cada vez que escucha la melodiosa introducción a un capítulo más de “Los Simpsons”, que al parecer tiene un efecto casi narcótico sobre las personas. Ya han transcurrido más de 10 años desde su aparición al aire como cortos animados en un programa norte americano llamado “The Tracey Ullman show”.
Actualmente, presentando la temporada No. 10, “Los Simpsons” continúan siendo un fenómeno único en la historia de la TV; en USA continua siendo uno de los programas de mayor sintonía, el programa protagonista de la programación de la red de canales FOX.

¿Quién diablos es Bart?
En 1989 la empresa Twentieth Century Fox lanzó “Los Simpsons” los días miércoles en la franja de las 7:30 pm. Este horario demostró ser poco atractivo en cuanto a espacios publicitarios se trataba, sumado al error de la campaña de medios lanzada para promocionar la serie animada, la cual mostraba a Bart como un niño travieso, grosero, patán y mayormente un pequeño delincuente común. Para los norteamericanos esto fue una señal de alerta más que una invitación a ver el programa. Los conservadores padres norteamericanos se tomaron el tiempo de reorganizar los horarios de sus hijos de tal forma que se evitaba que fueran influenciados por la serie animada y los horrorosos comportamientos de Bart.
Esto fue tan solo el inicio de un largo y duro camino hacia lo que hoy son “Los Simpsons”. Durante los siguientes años el programa fue movido de un lugar a otro dentro la franja de mayor sintonía de Fox, pero siempre logró mantener suficientes ingresos como para no ser cancelado.
Poco tiempo más tarde, mientras la serie estaba bajo un constante ataque de la sociedad norteamericana y la “Coalición Cristiana”, entre otros grupos puritanos, “Los Simpsons” lograron escapar a “exposhows” de programación donde países de todo el mundo aclamaban picotear por primera vez la serie animada y sus amarillentos personajes. El público australiano fue uno de los primeros, logrando posicionar a “Los Simpsons” dentro de los principales porcentajes de sintonía del país. A esto se le sumó Latinoamérica, que lanzó a “Los Simpsons” como una serie animada familiar que rompió el esquema de los “muñequitos tradicionales” para niños. Rápidamente “Los Simpsons” resultaron ser el fenómeno más grande de la TV, sumado a grandes series de larga duración como “MASH”, “Star Trek” y “El Chavo”.

Moralidad Simpsoniana
Todavía recuerdo cuando una tía que llegaba de Medellín se expresó de “Los Simpsons” como “una obra del mismísimo diablo” y de forma curiosa me trataba de explicar cómo atraía niños, adultos y hasta muchos viejos algo que mostraba a un niño travieso hacer actos delicuenciales y salirse con la suya, o cómo un padre de familia podía consumir cerveza a un ritmo casi alcohólico mientras que constantemente ponía en riesgo el bienestar de su familia y cómo la madre (de extraño cabello azul) parecía tener serios desordenes compulsivos con la limpieza… Ahora, ni hablar de la astuta e intelectual Lisa y la inusual bebé Maggie. Esto decía mi tía sumado a todas sus explicaciones de la mala influencia de la serie sobre el futuro moral de nuestra sociedad.
Soy honesto con ustedes, adoro a mi tía… pero creo que simplemente, al igual que muchos, es una víctima más de esta monstruosidad que se llama modernización. La TV se ha convertido en eso, una herramienta de formación y los Simpsons son un maravilloso ejemplo de lo que puede suceder cuando nos enfrentamos a una imagen proyectada de nosotros mismos, pero con la piel amarilla y cuatro dedos.
Méritos son los que tiene esta serie que, como una más de las grandes y brillantes invenciones de la joven Norteamérica, ha permitido facilitar la globalizacion de nuestras mentes tercermundistas haciéndonos reír de la sociedad, sus defectos y virtudes.
Al parecer el señor Matt Groening podría ser un extraterrestre tratando de abrir la mente de las personas a las múltiples posibilidades de comportamiento humano, ya que a través de su amarillenta y redondeada poesía ha logrado transmitir todo tipo de mensajes humanistas sobre temas como la inmigración ilegal, homosexualidad, adulterio, esclavitud y una constante crítica al consumismo enfermizo de la sociedad norteamericana. Así que la Simpsonada, que también llegó a nosotros los colombianos, resulta ser más una didáctica oportunidad de divertirnos frente a la cajita de televisión que una amenaza como muchos la han tachado.

Todo tiene un fin
“Los Simpsons” no se escapan de la terrible realidad humana, la muerte… Sí, así como suena, “Los Simpsons” también llegarán a su final en algún día cercano. Según Twentieth Century Fox hay otras dos temporadas negociadas con Matt Groening pero esto dependerá también de la evolución de la serie con respecto a la competencia horaria de otros programas y, claro está, su importancia comercial para la venta de espacios publicitarios durante la emisión de cada capítulo.
Así que tanto la joven atractiva e intelectual de 21 años, la abuela y el resto de la familia pueden seguir siendo adictos a la Simpsonada de cada capítulo y seguirlos repitiendo una y otra vez, que con cada final parecen aplicar un efecto anestésico a nuestras presiones diarias y abren burla de lo cotidiano y lo amarillo… “Los Simpsons”.

Comments

comments