HOAX: el ‘virus’ disfrazado de oveja

HOAX: el ‘virus’ disfrazado de oveja

< Andrés > : ¿Por qué no me has mandado el correo con el archivo?
< Carolina >: Sí lo hice, pero me cansé de intentar mandártelo.
< Andrés > : ¿Cómo así?
< Carolina >: No hizo sino rebotarme.
< Andrés > : ¡Cómo así!
< Carolina >: Pues que estaba lleno…
< Andrés > : ¡Huy! Acabo de revisar. Está lleno de mails que no sé qué son.
< Carolina >: ¿Y eso por qué?
< Andrés > : No tengo ni idea…
Los hoax (del inglés, broma) son mensajes distribuidos a través del correo electrónico que nos sugieren actuar ante falsos virus, alertas de riesgos sobre nuestra salud en determinadas situaciones, posibilidades de hacernos millonarios gracias a la generosidad del hombre más rico de la Tierra, la recepción de equipos electrónicos de multinacionales o ante cualquier otro tipo de denuncias enviadas.

hoax

Esta clase de mensajes suelen ser totalmente falsos y se basan, en la mayoría de los casos, en datos o hechos erróneos. Lo más grave es que generan una forma de contaminación muy diferente ( spam ) que consiste en propagar miles de mensajes de advertencia.
La característica principal de este tipo de mensajes es que piden ser distribuidos “a la mayor cantidad posible de personas y en el menor tiempo” y en algunos casos a riesgo de nuestra propia integridad, usando diferentes métodos basados en la buena voluntad, ¿Quién no quisiera advertirle a sus amigos que corren peligro de encontrarse con el taxista que roba y viola a partir de la lectura de una revista en el puesto de atrás? ¿O del virus que tiene un ícono de un panda que formatea el disco duro en menos de un minuto?
Las oscuras razones del porqué de este tipo de ‘virus’ son muy difíciles de definir, ya que llegar al emisor original tomaría tiempo y suerte, si al preguntar contestara. Unas posibles razones son:
  • Para ver qué tan lejos llega el mensaje (esto se observaría en los e-mail de los destinatarios).
  • Para acosar a una persona (por ejemplo, las fotos censurables de la estudiante de alguna universidad reenviadas por su dolido ex novio).
  • Para obtener dinero (el caso del niño Bryan con cáncer fue famoso en Internet).
  • Para dañar la reputación de una organización (el caso de Mercalimentos S.A. y el Éxito, aún así sea cierto).
La historia de este tipo de virus se remonta a 1988. David Ferbrache, en “A pathology of Computer Viruses”, comenta que en octubre de ese mismo año empezó a circular un mensaje firmado por Mike Rochenle que advertía cómo un falso virus se introduciría través del módem y desconfiguraría el disco duro.
Desde entonces el flujo de mensajes se ha incrementado a tal punto que en la actualidad, para la mayoría, el envío de este tipo de mensajes no representa ningún riesgo, costo o suerte. Sin embargo, el U.S. Department of Energy ha creado el Computer Incident Advisory Capability (CIAC) 1, que busca la seguridad en el uso de los computadores; dentro de esta organización, hay un departamento dedicado al manejo de hoax . Afirman ellos, y es cierto, que la mayoría de las personas nunca han considerado el costo de manejo de un hoax en un computador. Por ejemplo, dos millones de personas (tamaño normal para un hoax ) reciben el mismo mensaje y cada una de ellas le invierte un minuto de su tiempo ya sea en leerlo o borrarlo (ojalá). El valor por hora devengado de estas personas, suponiendo que trabajan y se ganan el mínimo, es de $1.729,17; esto nos arroja un costo de $45’486.166,67, más los aportes fiscales.
El riesgo más grande está asociado a su capacidad de multiplicación. La mayoría de las personas envía el hoax a toda la lista de direcciones. Supongamos que la primera persona sólo lo hace a diez (primera generación), y después cada uno de esos diez que recibieron el hoax (segunda generación) lo envían a otros diez. Para la sexta generación habrá un millón de mensajes procesados por servidores que a la postre volverán más lenta la red.
GENERACIÓN
1
2
3
4
5
6
n
# MENSAJES
10
100
1.000
10.000
100.000
1.000.000
10 n
Todos hemos escuchado del spam mail (correo no solicitado o basura). Pues resulta que las personas que envían (y ganan, pues le venden este servicio a empresas) estos mensajes, no sólo se nutren de los hoax , sino que también generan otros para obtener correos electrónicos para su actividad. Ésta puede ser la respuesta a por qué llegan correos de candidaturas a alcaldías o de productos para alargar o adelgazar, según sea el caso, diferentes partes de tu cuerpo.
Por todo lo anterior se puede tener en cuenta que:
  • Si tiene dudas acerca de la autenticidad del mensaje, no lo envíe. Si es sobre un virus, visite la página web de su antivirus.
  • Si es de ayuda o de regalos, piense un poco, y si cree que aún puede ser posible, confírmelo en www.rompecadenas.com.ar o a través de Google.
  • Si decide reenviar un mensaje, evite enviar direcciones; copie y pegue el mensaje en uno nuevo y utilice el campo BCC/CCO, que permite ocultar los correos de los destinatarios.
  • Puede tomar una posición más radical, como algunos que firman sus mensajes diciendo: “¡Si no lo escribió usted no me lo mande!”.

1http://www.ciac.org/o

Comments

comments