Carta del Director

Carta del Director

Para ser estudiante no hace falta estar matriculado en una institución académica. Recuerdo que los de El Clavo, cuando entrevistamos a Facundo Cabral, nos presentamos como estudiantes. En esa ocasión él nos respondió diciendo: “Siempre somos estudiante, el que deja de ser estudiante está muerto. Todos los días aprendés algo. Si no tenés interés en aprender algo estás agonizando. El que cree que ya es sabio está muerto…”.

clavitorialDejando quieto a Facundo, es importante entender lo que ha significado ser estudiante en el contexto histórico, ante procesos y cambios de dictaduras y gobiernos autoritarios colombianos y latinoamericanos. El estudiantado ha evidenciado la necesidad de pensarse seriamente la educación, la política y el respeto de los derechos fundamentales del ser humano. Particularmente en Colombia dos casos casi recientes pero olvidados: el fin de la dictadura de Rojas Pinilla en 1954 y la Asamblea Nacional Constituyente en 1991, generada por el movimiento de la Séptima Papeleta. Todos ellos fueron y aún son estudiantes.

Actualmente todos los estudiantes, hasta los matriculados en las instituciones académicas, tenemos el compromiso de ser generadores de cambio, de despertar y pensar en sociedad. De volver a soñar y construir el futuro de un país que en este momento está lleno de pasivos inconformes esperando que el cambio llegue de milagro, olvidando que los cambios se generan primero en la mente y luego en la acción. Que de esta forma se van dando las condiciones para que éstos sucedan, siempre pensando que nada es estático y que toda una nación le debe aportar a ello.

Por lo pronto los de El Clavo seguiremos generando opinión y propiciando espacios de discusión, buscando nuestra identidad y manteniendo la independencia que nos diferencia. Porque hoy como antes decimos: “Somos tercos, aún creemos en Colombia”.

Comments

comments