Porqué memoria

Nos gusta recordar

Cuando observamos objetos de nuestra infancia o percibimos aromas que traen recuerdos, caemos en la cuenta de cómo el tiempo pasó. Hay sensaciones de nostalgia y emoción en nuestros cuerpos, porque aquellos recuerdos nos llevaron a formar nuestra identidad.
Quién no recuerda los celulares grandes cuando recién llegaron a Colombia, lo incómodos y pesados que eran -podían servir para hacer pesas-. O quién no coleccionó los muñequitos de El Chavo del ocho que salían en los Yupi. Seguramente las mujeres también recordarán con asombro la Barbie de su infancia y la transformación de peinados, figura y accesorios a lo largo de su existencia. Todos estos recuerdos y muchos más, son parte de nuestra infancia y nuestra vida.
Quizá muchos recuerden otras situaciones, programas de TV, juguetes, modas, tecnologías con las que hayan crecido, haciendo parte primordial de su memoria e identidad. Y es que de eso se trata este tema, de rememorar aquellas cosas que nos gustaron y que creímos olvidadas, la experiencia que adquirimos con ellas y la gran influencia que tienen en nuestro presente.
En El Clavo queremos evocar algunos recuerdos que nos identifican y los identifiquen. Recuerdos emocionantes que han hecho parte del cambio. Vamos a echarle un vistazo a la transformación afanosa que genera el tiempo y lo bacano que es mirar hacia atrás: Crecer.

Comments

comments