Isaac Asimov

Isaac Asimov

Mi género favorito en todas las artes es la ciencia-ficción. Aunque llegué a ella gracias a Julio Verne, fueron las obras de Asimov las que me hicieron enamorarme y “quedarme en el barrio”.

Me gustó desde el principio porque la mayoría de sus héroes no son militares, ni espías, ni sofisticados y glamorosos agentes secretos. Por el contrario, los protagonistas de sus historias casi siempre son físicos, astrónomos, matemáticos, químicos (él mismo era PhD. en Bioquímica), psicólogos y, cómo no, ingenieros. Para mí, quien tenga la sensatez de reconocer el papel fundamental de los ingenieros en la Historia, merece que lo convierta en mi ídolo ?a propósito, que yo sea ingeniero no tiene nada qué ver?.

También me gusta creer que gracias la influencia de Isaac (me gusta tutearlo porque para mí somos parceros de muchos años aunque él no llegó a conocerme) no soy tan ñoño como podría haber sido. Este tipo era tan prolífico y disciplinado que aprendió sobre casi todas las áreas del conocimiento, pero en lugar de quedarse encerradito en la torre de marfil de las universidades con otros científicos, se convirtió en un destacado divulgador científico que trabajaba para que la gente se beneficiara y se enamorara de la ciencia. Tanto así que murió siendo presidente de la American Humanist Association.

Si un ídolo es alguien que admiramos tanto que queremos parecernos a él, mi ídolo le puso nivel al reto de alcanzarlo. No solo escribió sobre casi todo, sino que lo hizo muy bien. Tuvo tanta influencia en la ciencia y en la ciencia ficción que inventó el término “Robótica” (sin querer-queriendo) y motivó con sus historias a los creadores de la primera empresa dedicada a esta disciplina. Fue amigo cercano de Gene Roddenberry, cuya creación Star Trek recibió el aval de “plausibilidad” del mismo Isaac.

Pero por encima de todo, admiro el fino sentido del humor con el que siempre se burlaba de quienes con toda la razón se la montaban por ser tan descaradamente sobrador. Para la muestra, un comentario de Isaac sobre su cuento más famoso: “Anochecer, al cual muchos lectores y la SWFA (Science Fiction Writers of America) votaron como el mejor cuento de ciencia ficción jamás escrito (no comparto esa opinión pero sería descortés objetarla)”. Ahí está pintado.

Comments

comments