El reciclaje de los videos musicales

Lo mejor cuando uno sabe que la banda, grupo o cantante favorito de uno sacó un nuevo video es precisamente esa palabra ‘nuevo’. Se espera con ansias que la imagen pase frente al televisor, y a estas alturas, ya no únicamente porque uno quiera ver al grupo u oír la canción, sino porque uno espera que las imágenes que lleguen a uno hagan el complemento de la idea que uno tiene de la canción. Y obvio, que sorprendan.
Pero lo que muchos admiradores no conocen, es que esas imágenes no son ‘nuevas’. En realidad, dentro del mundo de los videos musicales, nada es nuevo… Muchos ni siquiera saben que el video que están viendo, eso que les parece tan llamativo y tan fuerte, no es producto total del nombre que aparece debajo de la pantalla, sino de otro par de nombres que existieron tiempo atrás.

El videoclip nace en los ochentas, junto con el canal MTV. Entonces la realización de videos empezó como un juego, es por eso que cuando vemos videos de la época como los de Michael Jackson, donde sale bailando en un fondo que uno sabe —y se nota— que pusieron detrás por algún efecto, es porque se estaba jugando con ese nuevo efecto llamado chroma key.

En los años noventas, cuando el celular no existía, las llamadas se hacían en el teléfono de la esquina, y en vez de DVD’s lo que había eran casetes de VHS, existían unos señores que se dedicaban a trabajar con los artistas de moda: ellos fueron los que verdaderamente crearon una manera de expresarse y llevaron los videos musicales a otro nivel.

¿Recuerdan el video de Jamiroquai donde el cantante bailaba a medida que el piso se movía? Virtual Insanity, como se llama, es uno de los más recordados de la época, precisamente porque no está lleno de efectos especiales sino que lo único que cruzaba por nuestras mentes al verlo es: ¿cómo hacen para qué se mueva el piso? Entonces, surgen varios nombres que hacen videos no llenos de efectos, sino grandes montajes para que los artistas se luzcan, como uno de los videos más reconocidos de la época: Smell Like Teen Spirit de Nirvana.

Y también comienza el auge en Latinoamérica, en Colombia. En ese momento estaban los primeros videos donde salía el cantante haciendo su presentación y nada más, como el de Carlos Vives con La Gota Fría. Pero también salieron videos mucho más elaborados que demostraron que en nuestro país existe un gran talento, como la animación de Bogotá para el video de Aterciopelados, Bolero Falaz.

Entonces como dice la frase, ¿no hay nada nuevo bajo el sol?… Actualmente los videos musicales están en una etapa de re-creación. La tecnología vuelve y ataca, pero de diferente manera. Hay muy buenas creaciones gráficas como No hay nadie como tú de Calle 13 con Café Tacuba. Lo más llamativo, a parte de la canción es ese sentimiento latino que transmite y que se ve en esa combinación de imágenes llenas de figuras y gráficas, usando el ya conocido chroma key. Otra opción es seguir con esa creación de grandes shows para dar una nueva perspectiva, e incluir a los fanáticos en ello, como el nuevo video de My Chemical Romance, Desolation Row, que tiene a miles de fans en medio de una de sus presentaciones.

Puede parecer desilusionante darse cuenta que lo que hace un director, es tomar de muchas partes, muchas imágenes, muchas cosas conocidas y crear algo propio, pero en realidad no lo es. ¡Así que en realidad sí es nuevo! Lo novedoso es el punto de vista de cada director, cada punto de vista, combinado obviamente con el del músico. Así que lo que resultaría importante, no es pensar en algo realmente nuevo, sino empezar a ver que ese mundo de imágenes unidas a la canción va para un nuevo horizonte, que seguramente sorprenderá a todos.

Comments

comments