Fray Álvaro Cepeda

Fray Álvaro Cepeda

Un misionero entregado a la educación

Foto por: Alejo Bastidas

Barranquillero de 57 años. Su padre es bogotano y su madre de descendencia holandesa. Se formó en el colegio de San Francisco en Barranquilla y al salir su primera opción no fue entrar al seminario, por eso matriculó en Sociología en la Universidad Autónoma. Luego, ya entró a hacer Filosofía y Teología en la Universidad de San Buenaventura. Después Teología Moral en Roma y Ciencia Política en la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá. Le gusta la música de Shakira, el fútbol y el béisbol, es hincha religioso del Junior. Aprendió a leer con novelas de vaqueros y ha leído varias veces Cien años de soledad. Lleva 30 años como sacerdote.

¿Por qué la USB es una Universidad de tradición?
La tradición nuestra está garantizada por una formación que nosotros le llamamos integral franciscana. Francisco era un personaje muy importante en la historia de la humanidad. Fue un hombre totalmente revolucionario en su época, innovador en su propuesta religiosa y creó una línea de pensamiento que tiene tres características: un compromiso muy grande con la justicia, una búsqueda incesante de la paz y una reverencia por la creación.

¿Cuál es su visión de los jóvenes que salen actualmente de los colegios?
Yo tengo una visión muy positiva de las cosas. Veo en los jóvenes gente muy clara en lo que está buscando y veo gente muy instalada en el mundo globalizado, o sea para ellos el tema de la multiculturalidad, de la aceptación del otro diverso no constituye ningún problema. Lo aceptan sin esfuerzo y eso me agrada porque ahí veo el valor fundamental para construir la paz, porque qué es esta guerra si no la exageración de la intolerancia.

¿Cuál es la Cali con la que sueña para sus egresados y estudiantes?
Yo creo que Cali tiene que superar problemas muy serios que tuvo en su pasado histórico inmediato y volver a posicionarse como capital de un departamento pujante en la industria y en la agroindustria. Yo considero que Cali puede jalar perfectamente para convertir al Valle del Cauca, porque tiene todos los elementos para serlo, en la despensa del país. Todo se produce en Cali, lo que quiera sembrar.

¿En qué se destacó mientras era estudiante universitario?
Yo tenía un problema de estudiante y es que soy muy puntual, no me gusta tener pendientes. Entonces en la Universidad me ganaba problemas porque llegaba el día de la entrega del trabajo y la gente se reunía en la cafetería para ponerse de acuerdo para decirle al profesor que no recogiera el trabajo el viernes si no el lunes, pero entonces él les decía: “pero si Álvaro ya lo entregó” (risas).

Comments

comments