El cambio sí es posible

En los jóvenes esta la esperanza

Muchas veces es difícil vender la idea del cambio, por lo menos de forma racional, debido a la gran cantidad de problemas que los medios de comunicación y las redes sociales nos muestran a cada instante. El escenario para el cambio es adverso, si no hacemos nada nuevo definitivamente no va a pasar algo distinto de lo que vemos hoy. Pero si sucede lo contrario, si actuamos, vamos a tener efectos y situaciones diferentes, eso es seguro. Tal vez no todo cambie para mejorar, y si además nuestra acción tiene sentido, si nace de un sentimiento colectivo, si reconoce que se trata de un proceso y se carga entusiasmo, entonces los grandes cambios serán una realidad.

Las posibilidades de cambio están ahí, todos los problemas han sido provocados por nosotros mismos, así que de la misma manera se pueden solucionar. En el mundo no existe ninguna dificultad social, económica, ambiental y política que no haya sido provocada por el ser humano. Nosotros somos los únicos responsables del escenario que vivimos en la actualidad y del que viviremos en el futuro, y nadie más que nosotros mismos podemos generar el cambio, y ahí es donde entran los jóvenes como motor de esa transformación.

Pero para que esto suceda necesitamos de la atención de la mayoría, necesitamos despertar la conciencia de más personas, y disminuir la apatía frente a las problemáticas que se presentan hoy en día. Requerimos que más gente entienda que, si bien, el escenario es desfavorable, puede ser más complejo si no actuamos, si nos conformamos y aceptamos las cosas como están.

Entonces los jóvenes no tienen nada que perder con intentarlo, su apego es menor que el de los adultos. Son más conscientes de las problemáticas y tienen elementos para entender las consecuencias de las malas decisiones del pasado. Tienen más vida por delante que los mayores, por lo tanto, saben que les afectará por más tiempo cualquier efecto generado por las acciones presentes.

En la historia del mundo siempre han sido los jóvenes los grandes agentes del cambio, ya sea porque lo hayan logrado desde temprana edad, porque pensaron en el relevo generacional o porque en su juventud iniciaron el proceso de transformación; como ha sucedido con casi todos los personajes que hoy recordamos por su heroísmo y generación de cambio positivo.

Por esta razón hay esperanza, siempre la hay en un panorama donde las posibilidades de cambio son todas si hay acción, donde podemos manejar la mayoría de variables de transformación, donde solo se trata de tomar la decisión y cambiar, donde consiste en empezar y mostrar que sí es posible. Pero no podemos perder el entusiasmo, saber que los cambios no son inmediatos, convencer a los demás que crean y sean conscientes que es posible y luego los resultados se encargarán de demostrar que sí se pudo y que valió la pena intentarlo. En un escenario de cambio, todo esfuerzo es un avance.

Escrito por: César López 

 

 

 

 

Comments

comments

Leave a Reply

*