El chorro

El chorro

Fundamental para pegar la manguera y lavar la bicicleta. Parar y recibir el chorro en la palma de las manos, al principio caliente y luego fría. La abrimos y sale el todavía jugo de tubo, siempre disponible y aparentemente inagotable por estos tiempos.

Un instante congelado en el tiempo de lo que siempre está en movimiento, que vale tomarse un momento para contemplar.

Comments

comments