EL FÚTBOL FEMENINO

Una competencia por la igualdad

En un mundo donde las mujeres siguen trabajando día a día por erradicar paradigmas y en especial prejuicios machistas que siguen arraigados a nuestra cultura, el fútbol ha sido una herramienta fundamental para el cambio, la evolución e igualdad. Es cierto que el fútbol femenino no acapara tanto financiamiento, y mucho menos el interés mundial y rotundo de los medios, pero ha dejado de ser un hobby para convertirse en una carrera profesional.

Las mujeres quienes siempre han sido segregadas a los trabajos de hogar y crianza, durante la primera guerra mundial consiguieron acaparar obligaciones a las que no estaba acostumbradas. Ante la ausencia de hombres que permanecían en combate, algunas mujeres se reunían para jugar al fútbol, uno de los entretenimientos más importantes y económicamente rentables en Europa.

A pesar de su fama y la pasión que la comunidad femenina dedicaba a este deporte, no fue reconocido hasta muchas décadas después. No es sino hasta 1894 que una activista de los derechos de la mujer funda su propio equipo de fútbol llamado “British Ladies Football Club”.

Es así como en Europa surge el respeto por las mujeres que desean dedicarse profesionalmente al deporte rey. Allá, por ejemplo, el estigma que se tiene por la pérdida de feminidad por correr detrás de un balón, ha ido desvaneciendo con el tiempo. Lamentablemente, no se puede decir lo mismo en un país como Colombia.

Está claro que el financiamiento estatal no es tan caritativo como lo es con los hombres. Aunque la cultura machista acusa a las mujeres de ser las responsables de convertirse en objetos sexuales para los descarados, sigue sin aceptar mucho la idea de que sus hijas, novias, o esposas, quieran dedicarse a un deporte de alto contacto. Sin embargo, cada vez son más las mujeres jóvenes que se encaminan dentro de su universidad o colegio a golpear un balón con el pie. En soñar con ser como alguna de estas figuras reconocidas mundialmente como Yoreli Rincón.

En un momento tan coyuntural, donde la selección Colombia femenina goza de gran popularidad debido a su campeonato sudamericano con la sub 17, su clasificación al mundial femenino 2011 y a los Juegos Olímpicos 2012 entre otros, se había obtenido un argumento suficiente para establecer una liga profesional colombiana con mujeres, sin embargo, el proyecto terminó por cancelarse debido a la falta de patrocinios y participantes que dieran sustento a esta actividad.

Lamentablemente, lo que parecía un atisbo de igualdad de géneros en campos tan machistas como el fútbol, no fueron más que falsas esperanzas de nuestra parte. Parece que todo continuará como antes, al menos hasta el 2018 donde todo se revaluará esperando que tanto los dirigentes como los espectadores se den cuenta que las mujeres también pueden dar un gran espectáculo en las canchas.

Escrito por: Sebastian París- @lenfert 

Comments

comments

Leave a Reply

*