Enterraron a Gaitán

Enterraron a Gaitán

enterraron a gaitán

Porque a la naturaleza también se le paga con plata

Siendo los seres humanos los únicos capaces de pensar en cómo contrarrestar los problemas que aquejan al mundo (aunque algunos con poder el sapiens en su homo se les perdió en la evolución), tenemos que ver como del desastre armado, sacamos luces en el tema.

El reciclaje por mucho tiempo ha sido la manera más directa que muchos han utilizado para contribuir socialmente a una organización y reutilización de las cosas que erróneamente desde pequeños, nos han enseñado son basura. Basura: materiales y productos no deseados considerados como desechos y que se necesita eliminar”.

Pero como la vida útil de las cosas materiales que llamamos “Basura” es eterna y va reviviendo en cada ciclo cumplido de función (excepto nosotros que cuando terminamos nuestro ciclo útil de vida somos literalmente “Basura” y no lo digo yo, lo dicen las oportunidades que le da este estado a una persona que llega a cierta edad adulta) tenemos que pensar más, antes de abrir el recipiente que reúne los desechos y reflexionar de verdad ¿qué se puede hacer con eso?

El Banco de la República, entidad totalmente influyente en el día a día de los colombianos, viene actuando en el tema desde su posición con una idea que suena muy innovadora y bastante útil. Como muchos ya saben, los billetes de mil pesos están entrando a la recta final de su vida ya que han llegado las nuevas monedas del mismo valor.

 En una actitud muy progresista, el Banco está recolectando los billetes de mil pesos que están en estados más deplorables (esos pegados con cinta, mensajes de amor, teléfonos, bigotes y cachos) y en una fábrica, los convierten en abono para frutas. Sí, leyó bien, abono para las frutas y vegetales que usted consume.  Después de un proceso de selección y un proceso técnico para casi pulverizar el dinero en mal estado, los convierten en un material que sirve como abono para las plantas, regresándole la utilidad a un papel que otrora, podría yacer en una bodega por años hasta que el moho y los demás agentes de la naturaleza los hicieran elementos, que siendo costosos y útiles, se convertirían en simple basura.

 En Estados Unidos uno de los países pioneros en el reciclaje (pero curiosamente el estado con más emisiones de CO2 dañino para la capa de ozono)  cada tonelada de papel reciclado puede ahorrarles la energía suficiente  y equivalente a 185 galones de gasolina, es decir, casi 200 galones menos a utilizar; generando más rentabilidad en los bolsillos y un planeta menos explotado. Los problemas económicos que esa nación pueda tener por otros factores es otro tema, pero claramente el asunto del reciclaje marca grandes diferencias.

 La mentalidad de dejar que los otros arreglen el tema por todos tiene que quedar atrás, las iniciativas grandes como la del Banco de la República son importantes, pero necesitamos en el país una entidad con peso estatal que se preocupe y use el reciclaje no solo como negocio (como aquellos hijos del capataz de una finca llamada “Colombia” hace años) si no como un aporte constante al futuro. Y por supuesto, nosotros tener claro que si ni el dinero se vuelve deshecho, no seamos basura y paguémosle al planeta la deuda que hace rato le tenemos.

Comments

comments