Entrevista con Oscar Hincapié, director de la película Petecuy

Entrevista con Oscar Hincapié, director de la película Petecuy

oscar2

Por Luis Gaviria
@luisgaviria226

Es uno de los directores de cine más prometedores que tiene esta industria en Colombia. Su sensibilidad, su ingenio y su tenacidad lo han llevado a explorar un arte que se está convirtiendo en un medidor de la realidad del país. Ha sido ganador del Premio Nacional de Periodismo Simón Bolívar a mejor crónica en la categoría de Periodismo Joven en Televisión en el año 2004. Entre su filmografía se encuentra “La gran apuesta”, cortometraje de ficción que participó en proyecto 48 de TNT en el año 2007. Actualmente está promocionando Petecuy, la película, un proyecto difícil en el que le tocó que enfrentarse a una realidad llena de violencia, abandono social y estigmatización. Oscar se convirtió en un faro de esperanza de una población que sueña con salir adelante a pesar de los problemas.

¿Cómo nace la idea de Petecuy?

Petecuy nace en realidad como un reportaje periodístico acerca de dos pandillas que se enfrentaban por el control de ese sector, sobretodo en lo que tenía que ver con la venta de drogas. A medida que nos integrábamos al barrio fuimos descubriendo a sus personajes y sus historias y de ahí nace la propuesta de hacer una película. Sin embargo, esa propuesta no era muy clara, puesto que no sabíamos a lo que nos íbamos a enfrentar. Nosotros nunca habíamos hecho un largometraje, y no teníamos idea qué era lo que contaríamos en él. Entonces lo que nos pareció prudente fue empezar con unos talleres artísticos dirigidos a esa población, dándonos cuenta tiempo después que cada vez que teníamos a esos muchachos quietos haciendo cosas, se dejaba de morir una persona, se dejaba de robar un carro o de hacer un atraco. Ahí descubrimos que el proyecto social era más importante que el proyecto cinematográfico. Entonces efectivamente terminamos escribiendo una historia de un director de cine que llega al barrio Petecuy el cual hace una película con pandilleros y convirtiéndolos después en artistas.

¿Cómo es trabajar con actores naturales?

Yo creo que hay que abrirles los espacios a ese tipo de personas. Colombia está llena de arte y sobretodo de artistas, los cuales están ávidos de aprender y de darse a conocer. Yo me di cuenta de esto con los talleres que hicimos en el barrio, de donde salieron poetas, escritores, bailarines, actores y pintores. Yo creo que en este país casi que aprendemos a patear un balón y a bailar antes que caminar. El arte corre por nuestras venas. Por ejemplo, en Petecuy, los niños aprenden primero a “mamar gallo” y a ser recocheros antes que aprenderse las tablas del 8. Lo importante de todo es invitarlos a conocer el arte para que ellos se den cuenta de lo que tienen y que puedan ser útiles para la sociedad. Hablando ya del trabajo en la película la verdad no fue muy complicado trabajar con ellos. Lo difícil fue romper el hielo de la desconfianza que existe en estas comunidades ya que ellas cargan con el recelo atizado por el maltrato que han sufrido por parte de los políticos, la empresa privada y el mismo gobierno que no hace presencia. Pero con la participación muy generosa del talento de César Mora, de Ramiro Meneses, de Alejandro Buenaventura y de Mauricio Bastidas, entre otros actores, pudimos demostrar que sí se podía. Cuando Petecuy dejó de salir en las secciones judiciales de los periódicos para salir en las de cultura supimos que habíamos hecho bien nuestro trabajo.

¿Cómo ha sido el proceso de romper la estigmatización social que se tiene hacia los barrios populares?

Ha sido muy complicado. En este caso especial de Petecuy, que llevaba un lastre de violencia histórico —violencia alimentada por los medios de comunicación, lastimosamente y por la intolerancia—, fue muy complejo empezar el proceso de cambio. Para la gente de este barrio es muy difícil que le den trabajo simplemente por vivir allá; casi todo el mundo le cierra las puertas. Nuestra intención es que también se reporte lo bueno, que allá la gran mayoría son personas de bien, que tienen ganas de salir adelante y tienen sueños como nosotros. La película a pesar de su crudeza muestra otra cara de un barrio, otro concepto sobre los que viven allá.

oscar 4

Se sabe que durante el rodaje varios de los actores naturales fueron asesinados en diferentes circunstancias ajenas a la película, ¿cómo se adaptaron a esta situación?

En el aspecto micro sí nos tocó reinventar muchas cosas. Cuando nos mataban a un actor nos figuraba hacer cambios en el guión. Pero lo que decidimos fue seguir las cosas como estaban, para que el espectador se diera cuenta de lo difícil de esa realidad que queremos ignorar. Ustedes van a ver en la película errores de continuidad, miradas a la cámara, personajes representados por diferentes actores, pero todo esto ha sido intencional. Así evidenciamos el proceso real de hacer una película en este tipo de zonas.

¿Cómo se financió la película?

Con recursos propios. Todo fue sacado de nuestro bolsillo. Pero ahora recientemente tuvimos la oportunidad de aliarnos con organizaciones que están interesadas en el tema de Petecuy. Tuvimos ayuda de la Gobernación del Valle del Cauca y del Ministerio de Cultura, así como de organismos internacionales interesados en el tema de los Derechos Humanos. Sin embargo esta película necesita más ayuda; necesita un compromiso mucho más formal por parte del Gobierno y de la empresa privada, porque esta es una apuesta a la paz. Petecuy es una iniciativa de paz y de resocialización.

La gente puede pensar al ver el tráiler de la película que es muy similar a lo que hacía Víctor Gaviria con sus largometrajes. ¿Es cierta esta apreciación?

Yo creo que Víctor hizo un trabajo importante de cine social, como lo fue intervenir en varias comunidades azotadas por la violencia con un proyecto artístico. Sin embargo, lo de Víctor era sólo arte, mientras que lo de nosotros es un proceso social. Él hizo una película solamente, nosotros fuimos más allá. Nuestra intención es que en el futuro nuestros actores y la gente que participó en la película estén dedicados al arte. Terminamos de rodar Petecuy, pero el proyecto sigue y los sueños también.

oscar3

¿Es Petecuy, la película, un reflejo de Colombia?

No solamente de Colombia, sino de casi toda Latinoamérica. Creo que lo tenemos que mirar es que Petecuy es un ejemplo de resocialización del arte el cual se puede replicar en varios lugares del mundo. Nosotros empezamos hablando el idioma de la aldea para hablar la lengua universal.

¿Qué significa para usted el cine?

El cine para mí es un transformador a punta de entretenimiento. Desde que era muy joven me ha gustado el tema de entretener. El cine te saca de tu realidad y te muestra otras realidades alternas, las cuales quién sabe, terminan a veces siendo las realidades a las que queremos pertenecer. El cine es un transformador de imaginarios y es un educador.

La temática de esta edición es #SueñoCon ¿Usted con qué sueña?

Sueño con que el fenómeno Petecuy, la película, se replique en muchos lugares del país.

¿A qué o a quién le daría clavo y por qué?

Le doy clavo a los que no creen en el cine nacional. Le doy clavo a los que no arriesgan y no sueñan.

 

Comments

comments