Halitosis, el pez muere por su boca

Halitosis, el pez muere por su boca

halitosis

También llamada aliento de dragón, bostezo de perro o boca de morgue, la halitosis o mal aliento es un problema serio e incómodo el cual hemos padecido la gran mayoría de los seres humanos alguna vez en nuestras vidas. Ya sea por mala higiene bucal, por el consumo de ciertos alimentos y bebidas o por diversas enfermedades, este padecimiento es causa del deterioro de las relaciones sociales de muchas personas. ¿Quién no ha evitado hablarle a ese personaje cuyas palabras vienen siempre acompañadas siempre de vaho radioactivo? O ¿quién no se ha desilusionado con esa pareja, (muy hermosa físicamente) cuyos besos saben a cebolla con ajo machacado?

Lo que sí es cierto es que la halitosis desconoce el rango social y cultural y no distingue entre hombres y mujeres. Cualquiera la puede padecer en los momentos más inesperados, siendo un ejemplo muy común cuando nos levantamos y sentimos que tenemos aliento de cocodrilo. Esto sucede sencillamente porque durante el sueño, la producción de saliva disminuye, haciendo que los restos de comida que quedaron en la cavidad bucal se descompongan y por ende, emanen sus fragancias. La clave está en no irse a la cama sin haberse cepillado y lo mismo después de levantarse. Sin embargo, existen otras causas muy comunes que pueden producirnos halitosis.

Causas principales de la halitosis:

* Mala higiene bucal: cepillado incorrecto o limpieza con hilo dental inadecuada.

* Enfermedad de las encías: Gingivitis y enfermedad periodontal.

* Ingesta de ciertos alimentos: cebolla, ajo o ciertos condimentos.

* Hábitos: tabaco y alcohol

* Sequedad bucal: provocada por medicamentos y por disminución del flujo salival durante el sueño, de allí el término “aliento matinal”.

* Enfermedades sistémicas: cáncer, diabetes, trastornos hepáticos o gastrointestinales.

¿Cómo saber si tenemos mal aliento?

Una de las formas de saber si se tiene mal aliento es cubrirse la boca y la nariz con la mano, exhalar y oler el propio aliento. Otra manera es preguntarle a alguien de confianza o a nuestro odontólogo si tenemos mal aliento.

Solucione el problema y hable con tranquilidad

Lo que debemos hacer para combatir el mal aliento es acudir a un profesional en salud, en este caso el odontólogo, para que explore la cavidad oral, todas las piezas dentarias y las encías. De todas maneras es importante tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

Uso de seda dental: elimina los restos de comida incrustados entre los dientes. Debe realizar después de las comidas y antes del cepillado dental.

Cepillado dental: como mínimo tres veces al día o después de cada comida principal y sobre todo nunca olvidar antes de ir a dormir por la noche.

Enjuague bucal tras el cepillado o entre cepillados: Su eficacia es transitoria y no debería sustituir al cepillado dental sino complementarlo.

Masticar chicle sin azúcar: indicado entre las comidas o entre cepillado de dientes, debido a que se aumenta la producción de saliva, pero tampoco debe sustituir al cepillado dental.

Ingesta abundante de agua: se recomienda beber entre uno y dos litros de agua al día para favorecer la producción de saliva.

Si todos los pasos anteriores no son capaces por si mismos de solucionar la halitosis se debe acudir a un odontólogo que le llevar un tratamiento especifico. Recuerde: el aliento es una importante carta de presentación y reflejo de una buena salud.

Comments

comments