Hermann Stangl: Construyendo valor con sentido humano

Hermann Stangl: Construyendo valor con sentido humano

hermann stangl

Es Economista egresado de la Universidad San Buenaventura de Cali, que cuenta con varias especializaciones en el área financiera y que tiene en su haber una experiencia grandísima en el tema de la valoración de empresas. Es el fundador de la Firma Consultora Stangl, que durante más de 25 años ha estado presente en el mundo de los negocios asesorando a un sinnúmero de compañías en el tema de la valoración. Este empresario es un convencido que más allá de las cifras, las hojas de cálculo y la matemática, lo importante a la hora de establecer el valor real de una empresa es sabiendo su historia y cómo, con esa historia, se podría construir futuro. Su sentido humano, su visión y su pasión han convertido a Hermann Stangl en un referente de lo que es un verdadero líder. Ahora en una nueva etapa, este gran apasionado por la fotografía, tratará de contarle al mundo las experiencias de los empresarios más exitosos de Colombia a través de la revista Visiónate, un nuevo medio de comunicación alternativo que él ha construido y que propenderá, en sus historias de vida contadas en sus páginas, establecer esa red empresarial que harto necesita este nuevo momento de la historia del país. Los invitamos a conocer un poco más acerca de este visionario.

 

¿Cómo nació la Firma Consultora Stangl?

Inicié esta aventura hace 25 años cuando a los 3 meses de haberme casado me dio el impulso de independizarme laboralmente. Gracias a la vida, mi esposa, que ha sido siempre mi polo a tierra, me apoyó en todo este proceso, el cual debo confesar, no fue para nada fácil. Imagínense a mí recién casado, montando un hogar y renunciando a la empresa donde trabaja y que me ofrecía estabilidad; todo un desafío. Sin embargo, me arriesgué y con mi red de contactos empecé a trabajar con varias empresas en sus áreas financieras ofreciéndoles asesoría. Tuve la fortuna de contar en mis inicios con el apoyo del gremio empresarial ACOPI, que me permitió visibilizarme ante las grandes y pequeñas empresas asociadas a él, las cuales requirieron en algún momento de mis servicios. Tiempo después, fui descubriendo que lo que más me gustaba era la parte de la valoración de empresas, el cual me parecía, era un tema que se ajustaba perfecto a mi personalidad. Me gusta ser creativo, no seguir estereotipos y en esto de valorar una empresa se necesita mucho de creatividad, porque no es sólo el hecho de hacer cuentas y números, también hay que conocer de su historia y lo más importante: ver cómo con su historia se puede construir futuro. Así hemos crecido y logrado estar posicionados en lo más destacado del mercado financiero y corporativo.

 

¿Por qué las personas deberían hacer una valoración de sus empresas?

Estadísticamente hablando, el 50% de los empresarios que acuden a la valoración lo hacen principalmente porque quieren vender su empresa, por eso su necesidad de conocer su valor. El otro 30% de las personas solicita este servicio porque tienen algún conflicto dentro de su sociedad, para así vender o comprar entre sí partes de la compañía. Y por último, un 20% de los empresarios valora su empresa para medir realmente cómo ha sido la evolución de la misma durante el tiempo que ha estado constituida y así proceder, si es el caso, a procesos de mejora. La relación en esto de la valoración, debería ser, ya quisiéramos, a la inversa: porque los empresarios deberían tomarse el tiempo para saber si lo que están haciendo vale la pena y si su patrimonio real no está siendo afectado por algún proceso.

 

Usted ha hablado durante mucho tiempo de un fenómeno al que ha llamado “ventas negativas” en el que dice que hay empresas que venden mucho pero que en la realidad su valor patrimonial no es tan alto, ¿de qué se trata esto?

Lo que sucede es que por lógica, cualquier emprendedor o empresario tiene en sus planes el crecimiento de su compañía, y casi todos se enfocan en el tema de hacer crecer sus ventas y ampliar el rango de sus mercados. Pero lamentablemente, no se tienen en cuenta en la gran mayoría de casos, el tema de los costos que genera poder ampliar esas ventas. Por ejemplo, supongamos que yo tengo una empresa en una ciudad la cual vende 100 millones mensuales y que me deja una rentabilidad del 20%. Yo ya tengo analizado cómo es el proceso de venta y los costos de producción y de logística, pero al querer irme a otra ciudad a capturar otros mercados no pongo sobre las cuentas los costos que esto me acarrearía y por ende, mi utilidad neta bajaría considerablemente. Podría vender más, pero eso significaría mayor inversión y no en todos los casos hacer ese paso es lo ideal. Este fenómeno sucede mucho, y me he topado con empresas gigantes cuyo valor neto no es comparable a lo que dicen ser. El valor de una empresa no está en sus ventas, ni en su utilidad o en su espectro de mercado, está en algo que los Economistas conocemos y se llama Flujo de Caja Libre Operacional, que en palabras sencillas, es el dinero que queda libre para los socios.

 

¿Cómo es el proceso a la hora de valorar de una empresa?

Este trabajo tiene en general tres etapas: la primera tiene que ver con hacer un análisis financiero, que en términos coloquiales sería como tomarle una foto a la historia de la empresa. Aquí se mide todo en números y estadística. La segunda etapa es la del Direccionamiento Estratégico, que no sólo es una proyección basada en datos, sino la construcción de los diferentes escenarios en los cuales se podría mover la empresa a futuro. Recuerden: una empresa no vale por su historia, sino por lo que con esa historia se pueda construir. La última etapa es establecer las proyecciones financieras que son los valores que podría tener la empresa en dichos escenarios. Nosotros no entregamos un valor único de la compañía, sino una escala  que contiene el valor más modesto hasta el más grande, dependiendo hacia dónde nos dirijamos.

 

¿Qué consejo les daría a los emprendedores?

Mi principal consejo es que se arriesguen por sus sueños; que hagan todo lo posible para materializar sus ideas. En esto de emprender muchas veces no se puede quedar uno en sólo pensar, hay que actuar. Las decisiones se toman, unas veces funcionan, otras no, pero así es que se aprende y se crece.

 

¿Para usted cuál es la clave del éxito?

Una vida con éxito para mí es poder tener todo en equilibrio, en la parte familiar, social y empresarial. En la familia, que es lo más importante, lograr que todos vivamos en armonía y ser felices. En lo social, es conseguir aportarle algo bueno al mundo y así ayudar para que la cosas cambien, y en lo empresarial es poder tener una estructura económica que nos permita vivir tranquilos y alcanzar todo aquello con lo que soñamos.

 

Autor: Luis Gaviria
Twitter: @luisgaviria226
luis gaviria