La libertad de expresión es ahora una ilusión

La libertad de expresión es ahora una ilusión

Foto por: Arianna Monagas

La Asociación Colombiana de Estudiantes de Comunicación Social ACECS y La Federación Latinoamericana de Estudiantes de Comunicación Social se pronuncian frente a la situación que se presentó en Venezuela en cuanto al cierre de Radio Caracas Televisión (RCTV).

Ante la decisión irrevocable del presidente venezolano Hugo Chávez de cerrar uno de los medios de comunicación más importante del país,  Valeria Hinojosa, estudiante de Comunicación Social de la Universidad de Los Andes- Táchira (ULA-Táchira) en Venezuela, se expresó ante el hecho rechazándolo:

Desde el día 24 de mayo, los estudiantes estamos protestando a las puertas de nuestras casas de estudio, y hasta el día  de hoy no hemos cesado; todos los días los estudiantes de las diversas carreras, no sólo de Comunicación Social, sino que de Medicina, Arquitectura, Ingeniería, Educación, Derecho de todas las Universidades públicas y privadas, estamos en las calles protestando por un derecho: ‘La Libertad de Expresión’.

Los estudiantes sentimos que nos están robando al país, que estamos perdiendo nuestra libertad, nuestra democracia, nuestros valores. Muchos de los grupos oficialistas (adeptos al presidente Hugo Chávez) comentan abiertamente que los protestantes somos unos “Fascistas”, “Golpistas” e incluso nos han dicho “Niños ricos” que no conocen la realidad del país.

Venezuela esta pasando por una situación sumamente delicada, aquí para poder trabajar en un cargo público primero se tiene que estar inscrito en el PSUV (Partido Socialista Único Venezolano) y por supuesto llevar siempre franelas, gorras, algo de color rojo.

Los estudiantes estamos marchando sin armas! Estamos en las calles protestando, nuestra defensa son nuestras voces, consignas, cacerolas, banderas. Lamentándolo, muchos sectores oficialistas están tomando en serio el grito de guerra del presidente: “Patria, Socialismo o Muerte” (que por cierto es el saludo impuesto de los militares hacia sus superiores).

Se sabe que la revolución está en las aulas y no en las armas, no podemos permitir que la academia se convierta en un tiempo perdido, en un sueño acabado, pues todos aquellos que estudiamos comunicación o periodismo por querer generar cambios en la sociedad, por lograr gobiernos justos nos estamos limitando a aceptar decisiones de superiores que nos afectan la profesión. Posiblemente si la voz de los periodistas, comunicadores y medios de comunicación es callada, la profesión se extinguirá y la comunicación será parte de un proceso natural y salvaje del hombre.

Comments

comments