La Pasión No Se Muere…Se Mata

La Pasión No Se Muere…Se Mata

Foto: Luis Gaviria - EL CLAVO

Si alguna vez se preguntó por qué la persona con la que tuvo una noche de pasión días atrás no lo llamó como le prometió, o por qué cuando terminaron de hacerlo se demoró tres horas bañándose, o por qué cuando se despidieron lo único que le dio fue un abrazo fraternal; deténgase a pensar un segundo y considere que hubo un error durante ese acto de fogosidad. ¿Fue acaso usted un mal polvo?

Lea esta práctica lista e identifique los hechos y frases “matapasiones” que pudieron arruinar aquel momento de excitante desenfreno.

El cuerpo del delito: No hay nada que baje más la pasión que una frase candente al oído acompañada por un vaho apestoso de mal aliento trasnochado, ó un delicioso masaje de pies que expida a su vez un radioactivo aroma; o un abrazo cariñoso con más “golpe de ala” que el de un avión airbus. Recuerde: El aseo personal no sólo es salud, también es confianza para una lengua juguetona.

Lo peor está en el interior: Una cosa realmente frustrante es una exhibición masculina “setsy” de bóxers rosaditos o de tangas narizonas flourescentes que brillan en la oscuridad. En el caso de las mujeres, los “atrapapedos” robados de la abuela, el brasier negro roto zurcido con hilo rojo y los pantis percudidos, son cosas que “bajan” todo. Recuerde: si todo  entra bien por los ojos, lo demás entrará bien después.

Concéntrese: El sexo es un momento íntimo  que involucra únicamente a la pareja (o al grupo). Entonces, es importante apagar todo aparato que nos comunique con el mundo exterior y que nos desconcentre.  Situaciones como: “espera contesto que es mi mamá”, ó “dame un minuto que es mi jefe… no bajes la emoción”, ó “un momentico veo los titulares del noticiero”, matan la pasión. Recuerde: Puede haber un terremoto, pero lo único que le debe importar en ese momento es cómo tiembla la cama.

Entierre su… pasado: Nunca traiga a colación el pasado. Jamás lo evoque diciendo: “Este motel era el lugar preferido de mi ex” ó “Mi otro novio lo tenía más grande;” ó “Tan raro… esta pose sí me salía bien con Patricia” ó “Eres la primera a la que no le gusta esto” ó “Así, así, Luis… perdón, Jorge”. Recuerde: el ayer sólo debe ser la experiencia con la que se debe pasar bien hoy.

El pez muere por su boca: Durante el momento de pasión no la embarre diciendo: “apaga la luz, es que me da penita”, ó “Tengo ganas de orinar”, ó “Me estás aplastando”, ó “Perdona la risa”, ó “¿Ya terminaste?”,Primero lávalo”, ó “¿Eso te pasa siempre?”, ó “No vayas a pensar nada malo de mí”, ó “Dime que te acuestas conmigo porque me quieres”. Recuerde: Más vale un jadeo salido del alma, que una palabra payasa.

Si se sintió identificado con alguna de las situaciones anteriormente mencionadas, no se preocupe, piense que en este mundo de locos hay peores polvos macabros que usted.

Comments

comments