Lo que omitimos del marketing

Lo que omitimos del marketing

lo que omitimos del marketingHay un tema que no he señalado a pesar de ser muy importante, tal vez peco por creer que todos lo saben y lo implementan, pero parece ser que saben más de “YOUTUBERS” que de presentación personal.

¡SÍ!, aunque no lo crean, la presentación personal tiene que ver mucho con marketing. Un ejemplo sencillo: si usted llega a donde un cliente argumentando que la empresa para la cual usted trabaja tiene una rentabilidad increíble, pero usted viste una camisa o blusa descolorida, pues no le van a creer ni “cinco”, sin importar a qué departamento usted pertenezca.  ¿A qué me refiero con la expresión “sin importar a qué departamento usted pertenezca” o si atiende o no personal interno o externo? me refiero a que no se puede justificar la mala presentación en un entorno laboral —dependiente o independiente— por el título profesional (remítase a diseñadores, publicistas y todos los creativos) o porque sus compañeros son igual o peor de desparpajos,  y me refiero a la mala presentación con unos zapatos sucios, el jean roto, peinado exótico, ropa mal planchada, uñas sin arreglar y pésimo maquillaje.

Lamentablemente hay prejuicios pendejos respecto a la presentación personal en el mundo de las empresas y los negocios, pero hay que administrarlos porque es lo que nos da la “papita”. Una persona bien presentada tiene muchos puntos a favor. Por un lado, porque es la imagen de la empresa, sí, esa misma que le paga mes a mes su sueldo; y por otro, en caso de ser independiente, su propia marca, que no tiene nada que ver con su personalidad sino con sus logros profesionales.

Dentro de la empresa, es la misma vaina. La presentación personal puede ser interpretada como una variable insignificante, pero puede ser decisoria para un ascenso o una echada. No importa cuánta experticia tenga usted en su cargo, no importa el tiempo que lleva, pero si llega el jefe de los jefes, y no le gusta su presentación personal ¡AGÁRRESEEE! Otro caso es un posible ascenso, por ejemplo, a usted le falta un tris de conocimiento, pero es un personaje bien vestido, en caso de las mujeres, bien arregladita, con uñitas pintaditas, no necesariamente repellada con base, un labialcito y un tapa ojeras, ayuda montones… la ascienden o lo ascienden, por la sencilla razón de que se puede aprender, eso es mecánico.

En resumen, al final usted es un producto, y los productos deben promocionarse de la mejor manera y eso es a través de la presentación personal. Recuerde que el Marketing de la empresa se ve reflejado en la imagen que usted brinda y la calidad de su trabajo se ve en la prolijidad de su presentación. Esto última suena ilógico, pero así es como funciona el mercado.

 

Autor: Diony Ico Brath
Twitter: @DionyIco
Diony Ico

Comments

comments