Manual del estudiante internacional

Manual del estudiante internacional

Fotografía: Angélica Cardozo - EL CLAVO

 

Si usted fue de los que crecieron escuchando como el sobrino de la vecina estudió en París, o como la hermana perdida de algún amigo se ganó una beca para estudiar en Alemania y se mordía los codos de la envidia. Que ha soñado con estudiar y vivir en otro país, pero que es de los que dice que “no tiene cómo” le regalo estos tips y recomendaciones, para que deje de soñar y comience a actuar. 

  1. Le figuró ser ñoño. Olvídese de que saliendo a rumbear juernes, viernes y sábado va a poder conseguir algo en la vida más que un guayabo.
  2. Comience a aprender otro idioma. Saber español y “haber estudiado en la universidad de la vida” no son requisitos suficientes cuando se presenta a una beca o una universidad por fuera. Sirve saber inglés, pero le va mejor si sabe algún otro.
  3. Vuélvase adicto al internet. Las ofertas y becas rara vez las encuentra en papel. Con el mundo moderno le toca afiliarse a cuanta página nacional e internacional de becas que existe. Por cierto, le recomiendo estar visitando las páginas de Colfuturo e Icetex, así como www.altillo.com una página que las tiene todas.
  4. Hay varias embajadas que indican dónde y cómo aplicar a becas con ese respectivo país. Visite la página, que no le cuesta nada.
  5. Piérdale el miedo al asunto. Haga ritual tranquilizador, préndale vela a cuanto santo quiera pero mídasele a lo que sea. El miedo de “no conseguirlo” es la razón por la que la mayoría de personas no aplican.
  6. Pida información a cuanta oportunidad aparezca. Si la Universidad de Alaska le dice que lo reciben, ¿por qué no?
  7. Si sigue pensando que los pecados que cometió en el colegio son borrados al entrar a la universidad piense de nuevo. Todas las universidades en el exterior piden transcripciones de notas y boletines del colegio. Así que si todavía está ahí, enderece su camino, que todavía tiene tiempo.
  8. Záfese de las faldas de la mamá. O mejor dicho, de toda su familia. No hay cosa más difícil cuando uno está por fuera que no tener a nadie que conozca. Nadie que lo levante el domingo con un plato de pericos y arepita con queso o que le lave las medias. Eso de depender de otra persona no funciona por allá.
  9. ¡Comience a ahorrar! Los exámenes, los papeles, los certificados, los pasaportes y visas y demás chucherías varias que son requisito para presentarse a una beca pueden dejar a un desprevenido sin fondos.
  10. Y si ya sabe a dónde quiere o va a ir, no sólo aprenda el idioma, sino que trate de acostumbrarse a la comida. Prepárese sicológicamente para no ver frijoles, rellenas, empanadas o ajiaco por unos años.

Comments

comments