Milton Castrillón

Milton Castrillón

Fotografía: María Fernanda Arias

Milton es un hombre alegre, respetuoso y muy trabajador. Desde joven inició su carrera política al pertenecer a la Junta de Acción Comunal de su barrio. Cuando entró a la Universidad a estudiar Administración de Empresas ya había trabajado como asesor de un gobernador. Su afición es la política y la naturaleza. De signo Aries, Milton Castrillón camina todos los días por un barrio de Cali, escuchando a la comunidad y entendiendo más a la gente para poder servir, su verdadera vocación. Hincha del Deportivo Cali, lector de los libros de Gabriel García Márquez, amante de la salsa y la música de Celia Cruz y los Hermanos Lebrón; hoy es uno de los Concejales Visibles del Concejo de Santiago de Cali. Un tipo para tenerlo en cuenta y seguirle el paso.

¿De dónde viene tu gusto por la salsa?

Yo estuve en grupo de salsa cuando tenía 14 años, cuando arrancó Swing Latino, hoy en día campeones mundiales de salsa. Ahí estuve haciendo mis primeros pinitos, nunca a nivel profesional, pero las malas lenguas dicen que sé bailar.

¿Por qué está metido en la política?

Yo me metí a la política primero porque me gusta, porque para esto hay que tener vocación de servicio. Segundo, por responsabilidad. Pienso que la política a usted lo lleva no sólo a una formación académica sino personal, y que luego se convierte en un trampolín político interesante si sabes combinar ambas cosas.

¿Cuál es el principal problema que tiene Cali?

Es uno compartido en dos: el empleo y la inseguridad. La inseguridad se da porque no hay empleo y no hay empleo porque no hay oportunidades.  Ése es un problema que hay que solucionar. Hay que fortalecer el emprendimiento y el fomento, para que haya desarrollo, en lo posible dentro de lo tecnológico y lo cultural como unidades productivas de negocio.

¿Cuál es su visión de los jóvenes?

Yo pienso que a los jóvenes hay que entenderlos más sin ser demasiado tolerantes, es decir, no podemos llegar a los extremos. Me parece que el problema de la juventud es que no hay oportunidades y hay que darles herramientas hasta cierta medida para que sientan responsabilidad, así no tengan experiencia. Los jóvenes entre los 14 y los 26 años son los llamados a ser responsables de la solución de los problemas que tiene la ciudad

¿Qué consejo le darías a un joven que se quiere meter en política?

El joven hoy en día tiene una gran responsabilidad, pero también una gran oportunidad. Ellos tienen un conocimiento a través de su experiencia dentro de las universidades y ése conocimiento hay que transmitírselo a otros jóvenes que no tienen la oportunidad de ir a la universidad. Desde la educación para el servicio, el joven puede contribuir a su ciudad, ése es un trabajo social importantísimo.

Comments

comments