No queremos estar en la rosca porque nos la vamos a comer

No queremos estar en la rosca porque nos la vamos a comer

Imagen tomada de: flickr.com/angeldelaroca

Imagen tomada de: flickr.com/angeldelaroca

¡Es hora de crear oportunidades!

Oportunidad. Una palabra que no existe, al parecer, en el lenguaje de las grandes empresas ni en las gestiones políticas de laclase dirigente colombiana. Nos resulta increíble que para poder acceder a ella es necesario casi siempre estar metidos en la rosca. No importan los títulos, ni el talento; ni el tiempo invertido en prepararse: debemos contar con la palanca que nos ayude a “entrar”.

Sabemos que nuestro país está lleno de visionarios que a través de sus habilidades le quieren hacer una apuesta al cambio. Sin embargo, existen muy pocas oportunidades para que ellos puedan construir su camino; salir adelante se ha convertido en una odisea donde se debe pagar favores, lagartear e incluso rogar. En El Clavo pensamos que las oportunidades no se deben regalar, ni deben ser un motivo para hacer caridad, creemos que cada quien tiene que ganárselas gracias a su esfuerzo, disciplina y preparación. El mérito tiene que ser el único requisito para poder acceder a créditos, ayudas y demás formas para poder emprender.

Soñamos con un país donde los jóvenes que quieren crear empresa lo puedan hacer sin ningún tipo de trabas; donde se les forme y se les guíe en todo ese proceso para que sus sueños puedan prosperar. No es sólo es cuestión de darles dinero, también está la labor de  educarlos, mostrándoles qué deben y qué no deben hacer en el momento de ejercer su emprendimiento. En ese sentido la academia desde las instituciones educativas juegan un papel muy importante, así como el conocimiento y la experiencia que tienen los empresarios los cuales pueden servir de tutores en estos procesos.

Si tenemos una Colombia llena de oportunidades estamos casi seguros que todo cambiaría para bien: nuestros jóvenes emplearían sus talentos en desarrollar de manera correcta sus proyectos de vida, habría menos delincuencia, la equidad social se daría rápidamente y lo mejor: alcanzaríamos la verdadera paz, aquella que no tiene necesidad de ser negociada para que sea real.

Revista El Clavo como medio independiente ha sido durante casi 19 años una abanderada de las oportunidades, ya que ha brindado el espacioy la vitrina para todas aquellas mentes jóvenes que han querido dar a conocer su talento. Todo lo que ustedes leen y ven edición tras edición en estas páginas, es un compilado del trabajo de muchas personas que han visto en esta publicación el canal para hacerse visibles en un mundo donde lamentablemente aún se restringe la voz y la opinión. El Clavo es hoy en día el lugar donde los proyectos, las buenas ideas y las ganas de trabajar pueden ser reales.

Por eso los invitamos, apreciados lectores, a que se unan a esta cadena de oportunidades, bien sea compartiéndonos cuáles son sus sueños o propuestas para poder alcanzar esa Colombia justa con la que todos, absolutamente todos, anhelamos vivir. Es hora de demostrarles a esas pocas personas que quieren tener el poder sólo para ellas que existe una gran mayoría de gente echada para adelante, que no pide nada regalado sino que quiere trabajar duro. Como no nos quieren dar las oportunidades que merecemos, pues bien, creémoslas nosotros. Despertemos del letargo de que todo lo tiene que solucionar el gobierno, unidos podemos lograr que esos problemas que tanto nos afectan tengan por fin soluciones efectivas. ¡Que la palanca sea la de poner en marcha el progreso!

Comments

comments