Novias de papel

Novias de papel

Fotos: Julián Sierra y Rey Tuk

Fotos: Julián Sierra y Rey Tuk

Imagínese que ya le llegó la hora de casarse y se vienen todos los gastos de este caro rito. Si usted es mujer, uno de los puntos más importantes es el vestido. Que si lo compra, que si lo alquila, que el de la mamá, el de la tía… en fin. Pensando en la problemática de las que se deciden en comprar este vestido y sumando el tema ambiental, la carrera de Diseño de Vestuario de la Universidad de San Buenaventura Cali realizó un trabajo académico que consistió en diseñar vestidos para novia con materiales reciclables o que ya hubieran sido usados. Esto hizo que el resultado fueran unos vestidos muy bien confeccionados, encontrándole un nuevo uso a objetos que están destinados a ser basura.

El reto era grande, porque además de hacer un vestido elegante, que fuera bonito, estético, llamativo e innovador, los materiales no podían ser los convencionales. Así que papel reciclado, vidrio, servilletas y vasos desechables fueron pieza clave para este proceso creativo. No bastaba con que los diseños fueran espectaculares, sino que los vestidos debían ser usados, pensando en el día del matrimonio que dura casi 24 horas para una mujer, así que debía cumplir con requerimientos de comodidad, durabilidad, resistencia y alta exigencia. Es decir, no podían hacer el vestido, ponerlo en un maniquí con un letrero que dijera: No tocar.

A esta propuesta de diseño le han llamado Biomoda, está enfocada en el medio ambiente y ya ha sido exhibida en pasarelas como el Cali Exposhow y Bioexpo. Ha dado muy buenos resultados a nivel comercial, ya que en su primera exposición resultaron compradores que entendieron que el tema ambiental es importante y decidieron que debía ser pieza fundamental para un día tan especial como el de su boda. Es un proyecto con visión comercial, de vestidos de novia desechables, elaborados en papeles ecológicos hechos a partir del bagazo de la caña de azúcar y combinándolos con otros materiales reciclados, aplicando las matrices de impacto ambiental, desarrollando una evaluación de los diferentes materiales utilizados. Lo anterior fue una restricción que hace que las estudiantes tuvieran que innovar en todo sentido: materiales, proceso creativo, funcionalidad e investigación.
Ahora, el reto que tiene la Universidad de San Buenaventura Cali es la de continuar con este tipo de proyectos, con propuestas creativas y de conciencia ambiental, que ojalá se vuelvan una tendencia y no una moda que va y viene. Por lo menos sabemos que allá se piensa en el vestuario de las personas desde su uso y funcionamiento, que esta vez empezaron con las novias pero luego puede tomar un papel importante en el mejoramiento de los vestidos de un chef o un militar. La conciencia ambiental y el cuidado de los recursos naturales es algo que necesariamente se debe promover desde un lugar tan estratégico como la academia, para que los futuros profesionales le incluyan este factor tan importante a proyectos artísticos  y de emprendimiento como es el de Biomoda.

Fotos: Julián Sierra – Rey Tuk

Comments

comments