Pausas activas

Pausas activas

pausas activas

¡Para evitar la fatiga!

 

Trabajar en frente de una computadora, contestar el teléfono, tomar apuntes, hacer el café, leer documentos, chatear por el celular con el jefe y sacar fotocopias, son algunas de las actividades que usualmente hace un gran número de colombianos durante su jornada laboral, quienes en su mayoría desconocen que estas rutinas podrían estar deteriorando su salud. Ojo: no estamos diciendo que trabajar sea malo, pero tal vez sí el hecho como lo estemos haciendo. El estar varias horas estáticos, en la misma posición y realizando la misma actividad puede traernos graves problemas en la columna, espalda, manos, piernas, cabeza, etc.

Por tal razón muchas empresas han empezado a adoptar dentro de sus programas de bienestar laboral las llamadas pausas activas, que no son más que breves descansos durante la jornada que ayudan a reducir la fatiga laboral, el estrés y los trastornos osteomusculares, así como permiten la integración de los grupos de colaboradores y levantar el estado de ánimo.

 

Un asunto de salud pública

En 1995 la Organización Mundial de la Salud ratificó la necesidad de promover la salud en el ámbito laboral. En Colombia, con la llamada Ley de Obesidad o Ley 1355 de 2009, se obligó reglamentar mecanismos con el fin de que todas las empresas promovieran durante su jornada laboral pausas activas para todos sus empleados, como respuesta a la creciente tasa de población afectada con enfermedades relacionadas con su trabajo.

 

¿Por qué se deben hacer las pausas activas?

Cuando los músculos permanecen estáticos, se acumulan en ellos desechos tóxicos que producen la fatiga. Cuando se tiene una labor sedentaria, el cansancio se concentra comúnmente en el cuello y los hombros. También se presentan en las piernas al disminuir el retorno venoso ocasionando calambres y dolor en las pantorrillas y los pies.

 

¿Cada cuánto debemos hacer pausas activas?

Podemos realizarlas en cualquier momento, preferiblemente antes de que aparezca la fatiga muscular. Es recomendable hacer las pausas antes de empezar la jornada, luego cada 2 o 3 horas durante el día y una vez antes de irnos a casa.

 

¿Existe sólo una técnica para hacer pausas activas?

No. En realidad las pausas activas varían dependiendo de la actividad que realicemos y de las posibilidades que brinde nuestro espacio de trabajo. Una pausa activa por ejemplo, puede ser bajar y subir por las escaleras, tomar una breve caminata por los pasillos, levantarnos de la silla y hacer estiramientos. La única regla es que no permitir que nuestro cuerpo esté más de dos horas en la misma posición.

Aquí por ejemplo, les compartimos unos sencillos ejercicios de estiramiento que pueden aplicar en cualquier momento en el trabajo:

 

felipe 1

Sentado en su silla, lleve su cuerpo hacia adelante y abajo. Trate de tocar con la punta de los dedos el suelo. Sostenga 5 segundos y vuelva a la posición original. Repita tres veces.

 

pausa 2En la misma silla suba una pierna a la otra y mueva el cuerpo al lado contrario sujetándose con el espaldar. Cambie de piernadespués de sostener 5 segundos.

 

pausa 3De pie lleve sus manos arriba y una de ellas póngala sobre su espalda tocando el omoplato. Sostenga 3 segundos y cambie de brazo.

 

pausa 4Sentado de nuevo lleve las manos hacia arriba con los dedos entrelazados. Sostenga 5 segundos. Repita tres veces.

 

pausa 5Con una mano trate de estirar los músculos laterales del cuello. Sostenga 3 segundos y cambie de lado.

Comments

comments