Y se gozó el Petronio Álvarez

Y se gozó el Petronio Álvarez

Esta temporada de cometas en Cali estuvo acompañada de marimbas, chirimías, bombos, conunos y guazá, gracias al XIII Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez. Un evento cultural que se ha convertido en la nueva feria de Cali para jóvenes y extranjeros, ya que esperan este evento para disfrutar, no sólo de música, sino de las diferentes actividades que éste ofrece. Cada año, el Petronio tiene invitados de diferentes regiones de Colombia y también internacionales, pero este año se lucieron con la Gran Noche Internacional. Choquibtown volvió a la tarima, representando el hip hop colombiano. La caleña Cynthia Montaño, representó la voz femenina del concierto y se lució con bailes africanos, pirámides y fuego que deleitaron el show. El grupo Herencia, en fusión con el “Gualajo”, interpretaron canciones que hicieron vibrar la plaza. Convenezuela y el grupo internacional africano Farafina cerraron el concierto, dejándole a cada uno de los espectadores las ganas de seguir disfrutando de las delicias que nos ofrece el Pacífico colombiano. Después de esa corrida de baile que se vive en Plaza de Toros, el viaje por el Pacífico continúa, ahora con las famosas tascas, ofreciendo todo tipo de comida y bebidas típicas de la región: pastel de chontaduro, de borojó, jugo de yuca, tamales de piangua y picaditas de todo tipo. Una buena manera de llenar el estomago después de gozarse los conciertos y las eliminatorias. Para muchos fue toda una expectativa los nombres de los ganadores: Sin Nombre Son en versión libre, Voces de la Marea-Guapi en marimba, La Típica de Choco en chirimía y las Cantaoras del Patia en violines caucanos. “El Petronio Álvarez es un festival que tiene de todo y me siento contento porque me están homenajeando antes de morir” así lo expresó José Antonio Torres, más conocido como el “Gualajo”, un duro en la marimba chonta, quien es reconocido por el Ministerio de Cultura como el mayor conocedor y mejor intérprete de la marimba. A este experto se le rindió homenaje por sus logros alcanzados en el exterior y por conservar los ritmos del pacífico. Además, se dio el gusto de interpretar en Estados Unidos la canción “Un verano en Nueva York” en este ritmo.

Si no tiene idea de lo que fue este Festival, vale la pena que lo conozca el próximo año. Es vital llegar temprano, porque adultos, jóvenes, niños, extranjeros y participantes, llenan la Plaza en su totalidad, debido a que el Ministerio de Cultura cada año invierte más en él y acondiciona lugares para vivirlo y sentirlo mejor. Por ahí ya suenan vientos para convertir el Petronio en un patrimonio cultural. Como dato de cierre, después de la presentaciones musicales, no puede faltar a los remates tradicionales en la Calle Del Pecado acompañado de las bebidas típicas, ¡viche y arrechón!

Comments

comments