¡Respire! Llene su cuerpo de vida

¡Respire! Llene su cuerpo de vida

 

A diario hacemos un montón de cosas de forma mecánica. Como los autómatas que somos, no necesitamos concentrarnos. Por ejemplo, cepillarnos, bañarnos, o respirar, lo hacemos de manera inconsciente. Esta última acción es sin duda, la prueba de que aún permanecemos con vida. Lo que muchos ignoran es que la respiración puede ser un vehículo para encontrar paz, tranquilidad y bienestar en nuestra existencia.

 

A continuación les presentamos los beneficios de tener una respiración profunda, abdominal y consciente:

 

  1. Purifica–Relaja: Tener una respiración larga y profunda ayuda a eliminar toxinas acumuladas, además de eliminar el estrés, por tanto tranquiliza el cuerpo y le da una pausa ante el acelere diario de la cotidianidad.
  2. Mejora la concentración: La reducción del estrés hace que la mente se estabilice y que el porcentaje de concentración aumente considerablemente, permitiendo resolver problemas y disipar pensamientos abstractos.
  3. Reduce el dolor: La respiración profunda y abdominal puede reducir los dolores físicos y darle cierta calma al cuerpo, lo que permite aliviar el malestar, sobre todo si son dolores musculares o cefaleas.
  4. Alivia al corazón: Cuando se mejora la circulación, el cuerpo se oxigena más, evitando así que el corazón se esfuerce demasiado y haciendo que su trabajo vuelva a ser correcto y sinérgico. Es decir, cada parte de nuestro cuerpo llega a su punto máximo debido a que las células están siendo alimentadas con nuestra ayuda.
  5. Controla el sobrepeso: La respiración es un gran reductor de la ansiedad, haciendo que la necesidad que tenemos por comer se vaya evaporizando. Además tendremos más control sobre nuestro peso y la costumbre imperiosa de estar metiéndonos alimentos a la boca.
  6. Reduce las consecuencias de la ansiedad: Al bajar los niveles de estrés y ansiedad, la respiración deja de ser superficial y agitada, lo cual se transforma en una relajación de los impulsos cerebrales que nos mantienen en estado de alerta.
  7. Estimula el sistema gástrico: El diafragma fortalece sus movimientos con el trabajo de la respiración abdominal, y en consecuencia masajea los órganos abdominales, como el estómago, el hígado, los intestinos y el páncreas.
  8. Espíritu: Y por último, conectar con la respiración actúa como un vínculo entre la mente, el espíritu y el cuerpo. La cultura oriental cree en este vínculo que se puede trabajar por medio de la meditación o el yoga, puesto que dichos ejercicios permite que evolucionemos más allá de la necesidad de sobrevivir el día a día, sino de volvernos conscientes de cada momento de nuestras vidas.

 

Autor: Sebastián París
Twitter: @Lenfert
sebastián paris

 

 

Comments

comments