Seis consejos para los primeros auxilios

Seis consejos para los primeros auxilios

primeros auxilios

Salve una vida, sea valiente

Hay algo sumamente importante en la vida que todos deberíamos manejar para ser útiles en caso de una emergencia y no convertirnos en el tonto personaje de las películas de catástrofes que esta con su grupo de amigos y una vez, empieza el drama muere huyendo. Se trata de los primeros auxilios, un asunto de vital importancia:

  1. Lo primero que debemos hacer es analizar el entorno. Entender cuál ha sido el problema de la emergencia: un accidente de tránsito, un tiroteo, o en el peor de los casos, un tsunami o un terremoto. Después de entender que no se trata de ninguna escena de película, debemos observar a la persona que queremos ayudar y determinar qué tan grave está.
  2. Luego, nos amarramos los pantalones y de ser hombres, le metemos huevos al asunto; acercándonos y valorando su estado de conciencia. Determinamos si está “alerta” (es decir, despierto), “verbal” (o sea que puede hablar de las escenas de Juego de Tronos, o simplemente responder al llamado coherentemente), “dolor” (si lo pellizcamos reacciona), y por último, si está “inconsciente” y no responde al llamado.
  3. Así entonces, después de valorar la consciencia, entramos a lo físico. Tenemos que ser inteligentes y astutos para valorar su estado neurológico.

¿Cómo se hace?

Asignamos puntos de valoración donde 1 es un estado crítico, y 5 un estado mucho más estable. Debemos observar los ojos del afectado, sin detenernos a admirar el azul de su iris si se trata de una hermosa rubia, sino enfocarnos en que los tenga abiertos, o si responden a algún tipo de estímulo.  Luego medimos la respuesta de su estado verbal, donde la inconciencia es valoración 1 y la incoherencia, que puede ser grave, no lo será tanto como una ausencia de respuesta. Si por ejemplo, la chica anterior que está a punto de morir, nos responde la pregunta de que si tiene novio coherentemente (mandándonos a la chingada) le damos la valoración de 5. Ahora bien, debemos hacer lo mismo con su respuesta motora e identificar los puntos de dolor si llegase a responder a los movimientos de su cuerpo.

  1. En el cuarto punto, y muy importante, debemos valorar la respiración. Como en guardianes de la bahía, lo que debemos hacer es acercar la mejilla a la boca del afectado y escuchar el sonido de la respiración, observar si el tórax responde a los movimientos respiratorios y buscar el pulso. No vayan a intentar dar respiración boca a boca si la chica rubia está respirando normalmente. Sólo en caso de ausencia de la misma, debemos intentar hacer reanimaciones cardiacas por medio del intercambio de oxígeno por la boca, o haciendo presiones rítmicas y fuertes sobre el pecho del afectado sin estrujarle los pechos si es tetona.
  2. La medición del pulso es fundamental en los primeros auxilios. Y no, el suyo debe estar a raya y respirar profundamente si tiene miedo y está ansioso. Puesto que su estabilidad representa una respuesta oportuna entre la vida y la muerte. Es recomendable siempre, medir el pulso central que se encuentra normalmente a los costados de la manzana de Adán con los dedos índice y corazón, puesto que si lo hacemos con el dedo pulgar podríamos sentir nuestro propio pulso.
  3. Después de tener clara la situación busquemos ayuda lo más pronto posible. Llamemos a la línea de emergencia y expliquemos todo con la mayor claridad y calma posible, así no habrá información errada y el auxilio llegará más rápido.

 

Escrito por Sebastián París   @Lenfert

Comments

comments