Mi muñeca favorita

Mi muñeca favorita

sinrollo_ed451

Fotografía: Colectivo Quiasma

Aún recuerdo su figura la primera vez que la toqué: pequeña, delicada, tersa como el pétalo de una rosa. Para mí era como una muñeca de porcelana. Llega a mi mente el momento del impulso, en el que como un toro embravecido la hice mujer… recuerdo sus brillantes ojos llenos de lágrimas, suplicando que me detuviera. Pero no lo hice. Dentro de mí está el deseo por ella, por su silueta de niña, por su cuerpo de princesita. Sé que a ella mis pesos y mis caricias le desagradan, pero sé también que debe aceptarlos porque sino la echo a la calle junto con su madre.

No me da miedo que mis actos me lleven a la cárcel, ya que confío salir  muy corto tiempo1. Además, a la autoridad estos temas le valen poco y sé que “mi niña” nunca me denunciará. Sabe que si llega a abrir la boca, con estas mismas manos que le han acariciado, la ahorcaría sin compasión. Ella me cree y su miedo de animalito atrapado me excita. He descubierto que el silencio es mi mejor camarada y mi mejor cómplice.
______________________________
1 En Colombia por cada niño abusado sexualmente se atiende 6 niñas (según el Instituto de Medicina Legal). Por tal motivo algunos parlamentos del país han liderado un referendo que propone cadena perpetua para violadores, asesinos y secuestradores de menores de 14 años, la cual tiene aprobación de la Fiscalía General, la Procuraduría y el ICBF, para acabar con este flagelo al que están expuestos todos los menores del país.

Comments

comments