Soñando con estar en “lukas”: Mi cara en un billete

Soñando con estar en “lukas”: Mi cara en un billete

laslukas

De pequeños todos soñamos con ser alguien exitoso cuando seamos grandes, como un doctor, un jugador de fútbol, o un cantante. Pasamos incontables momentos de nuestra infancia imaginando cómo sería nuestra vida y todas las metas y éxitos que tendríamos. Pues bien, yo más que una profesión soñaba con ser un personaje recordado de la historia.

Entiendo que esto suena muy general, y que tal vez debo obedecer a mi mamá que una vez me dijo: “deje de soñar y estudie”, pero es que a pesar de estar graduado de la universidad, nunca tuve ni tengo claro qué quiero hacer en la vida, cuál es mi vocación y mi llamado. Lo que sí tengo claro es que quiero hacer parte de la historia de mi país, pero no como un personaje cualquiera: quiero ser enaltecido. Ahí fue cuando se me vinieron a la mente esas obras que representan el máximo honor para un colombiano: estar en un billete.

Si soy totalmente honesto me parece muy bacano que la gente en un futuro compre alimentos con mi imagen y se queje cuando sólo le quede una de esas figuritas con mi cara en el bolsillo. Esto simplemente sería maravilloso. Pocos de nosotros nos fijamos en las personas que están representadas en nuestros billetes y mucho menos sabemos su historia; sólo tenemos su imagen grabada en nuestra mente. Pensar que eso le pasaría a la futura generación con mi rostro me llena de motivación. Si soy realista y aterrizado no espero que me pongan en el billete de 20.000 o de 50.000; yo me conformo con el de 2.000, ya que es el que más circula. Me haría sentir bien saber que con uno de mis billetes la gente podrá comprarse un paquete de papas, una bola de helado o pagar el pirata al trabajo (aclaro que esto es a valores actuales, en el futuro si mucho alcanzará para el pan).

Ahora bien, a mi favor tengo que si analizamos a los personajes que hoy están en nuestros billetes se puede notar que todos tienen pelo y son blancos por lo que mi elección traería variedad al grupo y me convertiría en un héroe para las personas con alopecia.

Alguien algún día me dijo que tenía cara de falso, así que asumo que eso implicaría un reto para el Banco de La República ya que haría que muchos tenderos miren dos veces el billete a contra luz. Pero no nos centremos en lo negativo. Espero algún día hacer algo lo suficientemente chévere como para merecer dicho honor y tener a todos mis hijos pagando con mi cara las necesidades básicas.

Eso sí, me gustaría preguntar antes si es necesario morirme para que me hagan el honor, ya que me gustaría ver el resultado final y ayudar a elegir la foto. Si es posible ojalá usaran la del perfil de Facebook, ya que es la que creo se ve mejor con los colores del billete y que le apliquen unos tres filtros previos a la publicación

Comments

comments