Visual Gore

Visual Gore

Visual Gore¿Y si las paredes gritaran? ¿Qué nos dirían? Si vas caminando por la calle es muy probable que te des cuenta de que algunas paredes ¡gritan! Hablan por ellas, por tu equipo favorito, por la u, por el humor y la justicia… el lenguaje de las paredes está al alcance de todos.

Pero y qué tal si la pared te gritara lo enfermo que eres, o te mostrara cosas morbosas que quieres ver pero te niegas a aceptar, como mujeres con tres tetas, niños con armas en la boca, fenómenos circenses, deformaciones corporales, cosas muy… Visual Gore.

El Gore es un subgénero del cine sangriento y pesado. La palabra en sí proviene de salpicadura, pero también es una tendencia artística en la que se puede percibir una alta influencia de la cultura popular y su lado oscuro. Visual Gore es un grupo de jóvenes caleños que ha utilizado las paredes, los teléfonos y otros elementos del amoblamiento urbano para darnos una dosis diaria de gore, de imágenes enfermas que no pasan desapercibidas, de formas en las que se pueda integrar con todo lo demás que hay en la calle, stencils, —pinturas realizadas con aerosoles por medio de plantillas— , stickers — adhesivos, como su nombre lo indica— y papercuts —impresiones sobre papel periódico que se pegan y vienen troqueladas—, propagan su mensaje por toda la ciudad.

Y qué mejor técnica para “vender” un concepto que darle ese enfoque de publicidad popular que le encanta a la gente: “compre”, “lleve dos”, “promociones” y “descuentos”, palabras que mueven las masas, aplicadas con el fin de mostrar a las personas que todos tenemos ese lado que nos hace disfrutar lo grotesco de la vida.

¿Alguna vez has visto las imágenes y hubieras preferido no hacerlo? Cierras un ojo y el otro se mantiene abierto observando con cuidado, captando todos los elementos de ésta, porque no podemos negar que estas cosas nos llegan. Así como al pasar al lado de un accidente miras por la ventana el cuerpo de la víctima sobre el suelo, o miras con atención un enano cuando pasa cerca a ti. Visual Gore entendió esto y pasó a ponerlo a tu alcance en la calle, a modo de conspiración dirigida al inconsciente colectivo. Es propaganda absurda como la vida misma, que permanece ahí recordándote a cada segundo lo enfermo que puedes ser.

Comments

comments