Vos sos lo más grande

Vos sos lo más grande

Andrés Aparicio - EL CLAVO

“Vos sos lo más grande, vos sos lo único”. “No existe en todo el vasto mundo alguien remotamente igual a él”. “¡¡¡Ídolo, no te vayas!!! ¡¡¡Dame más que yo te lo doy todo!!!”.

Reflejo, identificación, obsesión. No importa. Nada es lo suficientemente sensato para decirle a alguien lo mal que está al idolatrar a algo o a alguien. Simplemente nos dejamos llevar por la pasión y el desenfreno de poner en un altar de la mente a aquello que le colocamos la etiqueta de “sobrado”. Las razones en últimas no importan porque acá lo que manda es la pasión y el sentimiento, ese mismo que nos enceguece (o a veces nos abre lo ojos) para tener las suficientes bolas para hacer cosas que no haríamos por nada más.

El volante de creación, el cantante, la nena más buena de la universidad, el Presidente Uribe, el Papa Ratzinger, tu hermano, tu mamá o el América. Los ídolos están por todos lados, ellos te alimentan mientras vos los alimentás. Ciclo infinito e irrompible que se repite cada segundo con diferentes caras, con diferentes pasiones.

En últimas no pasa nada. Así crecemos, así nos comparamos ?con nuestro ídolo o con esos otros fanáticos de un bobo diferente a mi ídolo? y así avanzamos, rompiendo los límites de lo máximo, de la frontera última y terminamos en el mejor de los casos siendo nuestro propio ídolo, a veces con la suficiente luz para iluminar a los que aún viven en las tinieblas de no conocernos.

Comments

comments