#YoPropongo: 1, 2, 3 POR MÍ

Y por todos mis amigos

Mi Colombia será narcotraficante, corrupta, güele coca, de extrema derecha y de tibia izquierda, asesina de civiles y líderes sociales, pero nunca una estrella porno. Tenemos a Esperanza Gómez, pero ahora entra una nueva mamacita que, además es periodista, se llama Alejandra Omaña y llega para agregar un aire sesudo a esta industria.

Pero el tema que aquí nos remite no es la pornografía, lo anterior es un enganche rebuscado. El tema es Colombia qué merece un #YoPropongo ante las PQR de los ciudadanos por el desinterés, la corrupción y estupidez de las élites políticas.

Hace falta más de un #YoPropongo para las problemáticas del país, nadie tiene la respuesta ni las predicciones para tener una esperanza de cuándo carajos nuestra situación va a cambiar, pero puede mejorar el 4% en reducción de problemas o “ha bajado un poquitico señor” como responde la Cevichica ante su sabio negro el Super O. Propongo una lista etérea para que la cosa se ponga mejor:

Por alguna razón existe una tendencia en los colombianos que nos hace tomar bando en confrontaciones complejas o sencillas. Estos conflictos no merecerían llegar a los puños, las armas blancas o disparos, pero se presenta frecuentemente y no es genético, necesita cambiar rápidamente. Tenemos un registro histórico, que en Colombia es un ladrillo: podemos pasar por la colonia y el proceso de liberación, las subsiguientes violencias de quien debería mandar, la guerra de los Mil Días, El Conflicto Interno, el plebiscito, Nairo vs Mariana Pajón (en este último no murió nadie). No tomemos bandos en armas, con ideas se pueden solucionar las cosas, por algo evolucionamos a Homo Sapiens. Sí, el poder por el que se pelea es bueno, pero ¿quién quedará después de acabarnos a guantazos por este?

Mátense… Gardeazabal lo decía en una de sus columnas hace mucho tiempo; describe una situación que se presenta lejana, como si no tuviera que ver con la clase dirigente o que quisiera dirigir Colombia. Ocurre pues, que para Gardeazabal existe, una constante histórica, que consiste en que si un país está en una tremenda crisis alguien saldrá a salvarlo. Si está en crisis, es porque alguien la llevó a tal, y ese se suicida. Ninguna de las dos ha pasado en Colombia, o por lo menos han impedido que pase. Entonces, deberían matarse esos mismos que lo impidieron ¿cierto? bueno, tal vez no es para tanto, estamos en tiempos de paz, por favor, limítense a no robar y mandar a ajustar cuentas.

Educación, la loca de las naranjas, en modo Zuluaga o en modo Frank Underwood tenía razón, para el desarrollo de un país se necesita una buena educación, de calidad. Ahora, que se gradúen cientos y cientos de técnicos y profesionales sin tener un carajo lugar a donde llegar no es la solución, pero si tienes gente inteligente entre ellos tal vez exista alguien que aporte más soluciones. Solo las ansias de poder de unos pocos, la ignorancia de otros y la estupidez de muchos más nos hunden a todos, deberían reconocer que no somos más que átomos dentro de este terrón en el universo, que la tierra no es plana y solo de ellos, que deberíamos vivir todos unidos.

Escrito por: José David Ortiz Peláez

Ilustración por: Willington Giraldo

Comments

comments

Leave a Reply

*