De acuerdo con el reporte presentado este 21 de diciembre por la Defensoría, el departamento del Cauca ha sido el más afectado por estos hechos.

La Defensoría del Pueblo denunció que en el país, entre enero y noviembre de este año, fueron asesinados 163 líderes, lideresas y personas defensoras de derechos humanos, los homicidios coinciden con zonas del país donde delinquen los principales grupos armados ilegales, como el ELN, las disidencias de las FARC y las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC – Clan del Golfo), y las estructuras del crimen organizado, quienes serían los principales autores de los crímenes.

El Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la entidad reveló que en ocho departamentos se concentra el 66% del total de los homicidios. Cauca registra el mayor número de asesinatos, con 30, le siguen Antioquia (18), Nariño (16), Valle del Cauca (14), Córdoba (10), Bolívar, Norte de Santander y Putumayo (con siete casos cada uno).

“Como tema prioritario a abordar en la agenda de las mesas de negociaciones de paz que adelanta con grupos armados ilegales, el Gobierno Nacional debe exigir un punto fundamental de vida: el cese de los crímenes que destruyen la democracia en los territorios. Es angustiante lo que a diario viven quienes tienen como causa la defensa de los derechos de las personas, arriesgan todo el tiempo sus vidas por servir a las comunidades”, denunció el Defensor del Pueblo, Carlos Camargo Assis.

El funcionario agregó que en los territorios, los más afectados son lideresas y líderes comunales y comunitarios. De los 163 homicidios, 69 son contra quienes forman parte de ese tipo de liderazgos.

Radio Nacional.