Con lo caros que están, los libros nuevos constituyen un privilegio. Por ese motivo, lo más aconsejable es conseguirlos de segunda mano

Por: Fernando Jiménez

Si la última vez que le preguntaron quién era Ángela Becerra, usted respondió dubitativo y con desparpajo que era una de las finalistas de Yo me llamo, el programa de televisión, entonces es hora de ir a la librería del pueblo. Ángela es una escritora caleña ganadora de varios premios internacionales.

Por eso, además de torturar las neuronas, es esencial inyectarles conocimiento. Hoy es posible, gracias a que en la venta de libros de Conrado Ramírez se consiguen textos que van desde los $2.000 hasta los $20.000, el más caro.

También te puede interesar: Comprar libros nuevos, un privilegio de pocos

Comencé el negocio hace casi 30 años. Trabajaba con Vicente y doña Norha, que vendían ejemplares de segunda. Luego, ayudaba en la venta a Jorge Ramírez, aunque no es primo mío, ni siquiera pariente. Mera coincidencia. Un día empacó sus pocas pertenencias y se fue para Noruega. Quizá no vuelve. Después de un tiempo, decidí aventurarme con mi propio emprendimiento”, asegura mientras atiende público y responde a nuestras preguntas.

Está ubicado en un lugar centro de la ciudad, cerca de la plaza principal. Primero, tendía una tela y encima los libros. Luego una tolda. Hoy su oferta de obras literarias es bastante amplia. Varios parroquianos se dan cita a mediodía en el lugar, desafiando el sol incandescente. 

Una novela de Miguel de Cervantes Saavedra se consigue en $20.000. Imagino que si viviera hoy, se ofendería porque su creación artística está en la librería agáchese, y más por ese precio tan bajo. O quizá se alegraría porque la cultura está al alcance de todos.

Aquí vienen a comprar de todos los estratos sociales. El ejecutivo, pero también el que anda paspado y no tiene sino monedas. Luego los ve uno en el parque disfrutando de la lectura”, explica Conrado.

Hay quienes no valoran las joyas de la literatura y los regalan o venden a precios simbólicos. Por eso, los buscadores de libros buenos los encuentran, se emocionan y los atesoran. 

También te puede interesar: ¿A la Paz Total de Petro le dieron un tiro a la mansalva?