Amazon está intensificando sus esfuerzos para consolidar su Proyecto Kuiper como el principal proveedor de internet a nivel mundial. La compañía ha anunciado la inclusión de enlaces láser en todos los satélites de su constelación, creando así una red de malla en el espacio.

Los prototipos, denominados KuiperSat-1 y KuiperSat-2, ya incluyen cargas útiles de comunicaciones ópticas avanzadas. En pruebas recientes, estos satélites mantuvieron enlaces de 100 gigabits por segundo a una distancia de casi 621 millas durante toda la ventana de prueba. Luego de las exitosas pruebas, la compañía planea implementar la tecnología en sus primeros satélites de producción, cuyo lanzamiento está programado para el primer semestre de 2024.

Rajeev Badyal, vicepresidente de tecnología del Proyecto Kuiper, destaca que con los enlaces ópticos entre satélites, el Proyecto Kuiper funcionará como una red de malla en el espacio. Este sistema, diseñado internamente para optimizar velocidad, costo y fiabilidad, utiliza láseres infrarrojos en la red de malla orbital (OISL) para enviar datos entre naves espaciales mientras orbitan el planeta.

Cada satélite del Proyecto Kuiper estará equipado con múltiples terminales ópticos para establecer enlaces cruzados láser de alta velocidad. La tecnología OISL permitirá conectar muchos satélites a la vez, aumentando el rendimiento y reduciendo la latencia en toda la constelación. Según Amazon, la red de malla láser orbital de Kuiper puede mover datos aproximadamente un 30% más rápido que los cables de fibra óptica terrestres, gracias a la velocidad de la luz en el espacio.

Además de su capacidad para proporcionar internet en lugares remotos de la Tierra, Kuiper se posiciona como una opción atractiva para el sector público. La red de malla óptica de Amazon ofrece resiliencia y redundancia, lo que resulta crucial para aquellos que buscan evitar interferencias o interceptaciones en las comunicaciones.

El Proyecto Kuiper, iniciado en 2019, planea desplegar una constelación de 3,236 satélites. Con estas pruebas exitosas, Amazon está listo para comenzar la producción satelital y tiene programado un «despliegue a gran escala» que comenzará en la primera mitad de 2024.