#Crónica: Sebastián y Claudia: la otra historia de madre e hijo condenados a prisión. Tercera Parte*

#Crónica: Sebastián y Claudia: la otra historia de madre e hijo condenados a prisión. Tercera Parte*

Tercera Parte*

Sebastian y Claudia, parte 3

Sebastián y Claudia: la otra historia de madre e hijo condenados a prisión

En el cuarto de Claudia reposaban las 6 libras de marihuana prensada que serviría de producción para los próximos días.

Hasta el último gramo les fue incautado, junto 8 plantas de marihuana y una larga lista de elementos que los medios de comunicación cubrieron envueltos de la falible inmediatez, como: brownies, galletas, alfajores, mantequilla y artículos personales de cada uno (portátil, memorias, publicidad de Cultura Cannabik, etc.).

Más allá de lo que se dijo al día siguiente a la captura, Sebastián encuentra curioso que había un disco duro de 1 terabyte que jamás fue devuelto, a diferencia del resto de artículos. Eso y el Spark GT en el que se transportaban también fue incautado sin intenciones devolutivas, al parecer.

Cuando los agentes ya habían recogido lo necesario, a Sebastián y Claudia les terminaban de leer la orden de captura. Como último paso, antes de proceder a la formalidad de la captura, Claudia se enfrentó a una muestra de la falta de privacidad que viviría, cuando tuvo que gritar para que la dejaran ir al baño… solo para valerle la compañía de una agente con la puerta abierta, como una niña incapaz de valerse por sí misma, supervisada en todo momento.

Cuarteles de memoria

Toda situación de tal magnitud lleva a cualquier ser humano a ponderar sobre su vida: lo lleva a preguntarse, “¿qué hice para estar aquí?”. Algunos gozan de tranquilidad al preguntárselo en medio del éxito, otros lo hacen esperando despertar de golpe de la pesadilla. Las memorias se vuelven cuarteles en los que nos refugiamos y también hacen la vez de juez para bien o para mal; acolitamos y reprochamos nuestros propios comportamientos con base en ellas. Sebastián y Claudia no pudieron evitar devolverse a golpetear con desespero las paredes de sus cuarteles cuando su destino inmediato sería la cárcel.

Tiempo atrás, antes de decidirse a emprender, Sebastián trabajó dos años en Clown’s Deli de Ciudad Jardín, como un amable mesero que ofrecía descuentos y tratos especiales a los amigos y conocidos que visitaban el restaurante en sus horas laborales. Antes de ser mesero, logró obtener su título como “Técnico en Criminalística”, del INTECOL. Con ello trabajó en la Fiscalía y con el ICFES como Dactiloscopista. Su formación algo tuvo que ver con la pasión que lo empujó a decidirse por su carrera: Comunicación Social – Periodismo en la Universidad Autónoma de Occidente, donde alcanzó 6° semestre antes de todo lo que viviría a sus 23 años.

¿Por qué una empresa así?

La idea de emprender y fundar la empresa había nacido, precisamente, de los ejercicios de una materia mientras estudiaba Comunicación. Durante el planteamiento de un proyecto sobre la legalización de todas las drogas, que llamaron ‘Concientízate’, comenzó a investigar sobre el consumo de la marihuana y su interés se despertó aún más. Fue ese el momento que lo inspiró para crear la fan page de Cultura Cannabik y, más adelante, registrarla formalmente como una microempresa. Así fue como vincularía a Claudia en el proyecto, con esperanzas de llevar un negocio familiar juntos.

Ella lo apoyó con la intención de que no lo hiciera por fuera de la casa, que no involucrara a terceros que podrían traer imprevistos. Después de un año vendiendo accesorios para consumidores, Claudia y Sebastián comenzaron a vender brownies con marihuana de forma abierta, nada bajo cuerda.

Ahora seguían igual que como empezaron a emprender: juntos y apoyándose sin condición. Ahora caminaban, dejando atrás el apartamento esculcado, con las manos esposadas en la espalda, pero sin separarse en ningún momento. Los agentes los llevaron hasta el Spark para revisarlo y al no encontrar nada más, a eso de las 10:30 a.m., iban camino al CAI de Siloé, donde comenzarían a vivir otro fragmento imposible de olvidar.

 

Puedes encontrar más contenido en los siguientes links

 

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply