INMORTALIZANDO SENTIMIENTOS

 

¿Recuerdan ustedes a Cristina Gallego? la productora del documental que llegó a los premios Óscar en el 2016, con El abrazo de la serpiente. Precisamente la noche del evento, Cristina lució un collar propio de nuestra región momposina, elaborado por manos artesanas colombianas. Ella pudo haber elegido un collar costosísimo de Tiffany, pero prefirió lucir algo propio, algo de nuestra tierra, mostrar un poco de lo mucho que se está haciendo ahora en Colombia.

¿Cuánto nos vale un collar de Cartier o de Tiffany & Co?, el valor sobre pasa el millón de pesos en muchos casos, y hay ocasiones en las que nosotras nos vemos en apuros buscando ese accesorio perfecto para completar la pinta ideal. No tenemos el millón, pero igual optamos por accesorios de valores altos, porque tiene que ser el complemento ideal.

Y si por el contrario, si esos pesos que invertimos comprando accesorios costosos de las grandes multinacionales, los invertimos en productos nacionales, ¿Les suena la idea?; pues les cuento que en Colombia se está trabajando ya hace un tiempo con la joyería artesanal, productos que veíamos antes en los puestos ambulantes de los artesanos, hoy en día los vemos en versiones estilizadas, exhibidos en tiendas de joyería nacional.

Se está trabajando con un proceso que se llama inmortalización de flores y alas de mariposas, que consiste en preservar el tamaño y color original de estas, encapsulándolas en gotas de resina, produciendo así un pequeño dije transparente que permite apreciar el color de dicha flor y de las alas de mariposa. Es un proceso que además de ser propio de la cultura artesana, lo trabajan también los jardines botánicos como parte de la preservación, y reciclaje de las alas de las mariposas que mueren.

¿Pero cómo un collar artesanal llega a ser exhibido en la alfombra roja?

Llegó a la alfombra roja, y están en esas vitrinas porque son productos que combinan la cultura artesanal, con la elegancia de la joyería convencional. Es el mismo dije con la flor encapsulada,pero ahora las vemos enmarcados en pequeños marcos de plata o baños de oro. Son collares con los diseño de las mujeres embera o los artesanos de Mompox. pero elaborados con materiales como la filigrana. que les aportan ese toque de elegancia que les permiten entrar a competir ahora en la industria de la joyería. Siguen siendo creaciones y diseños propios, elaborados por las manos de los artesanos colombianos que encontraron en su talento, una forma de emprender y crecer.

Entonces, ¿por qué nosotros no empezamos a reconocer el talento nacional en vez de seguir alimentando las industrias extranjeras?, comprando los productos nacionales estaríamos apoyando al crecimiento de la economía y luciriamos con orgullo nuestra cultura colombiana.

No esperemos a ver una famosa más en la alfombra roja, luciendo un lindo collar embera, para nosotras decidirnos a usarlo ¡Si es por elegancia, no hay nada que envidiarle a un collar de Cartier o Tiffany!

 

Comentarios

comentarios

Leave a Reply