¿Es buena o mala la tecnología?

¿Es buena o mala la tecnología?

Es bastante común que los fanáticos de la tecnología crean que es la panacea porque sólo ven sus beneficios potenciales. De igual modo, quienes temen el cambio generalmente sólo ven las limitaciones e inconveniencias de renovar la forma “como siempre, han hecho las cosas”. Buscando una posición conciliadora puede decirse que la tecnología, y especialmente el cambio impulsado por la aplicación de nuevas tecnologías, es benéfico siempre y cuando no se desligue del entorno socio económico y cultural con el que va interactuar.

Por ejemplo, en lugar de construir cajones prefabricados con aire acondicionado (que pueden ser la mejor opción en otros países), podemos crear nuevos materiales o redescubrir otros como la guadua; programar sistemas de información que soporten la generación de vivienda de interés social por autoconstrucción, etc., de tal manera que se logre una integración con el medio ambiente usando materiales y talento locales.

También podemos usar desarrollos tecnológicos para fortalecer la democracia. Tal es el caso de Internet, del que prácticamente sólo se esta explotando su potencial comercial, descuidando el de facilitar a la opinión pública la difusión de diferentes elementos de juicio o el acceso a sus representantes elegidos democráticamente para hacerles preguntas o reclamos. ¿’No sería una buena forma de usar la tecnología para que apoye la toma de decisiones políticas y económicas que vayan en beneficio de la sociedad entera?

Por otra parte, la gran mayoría de los habitantes del planeta nunca ha tenido contacto directo con las formas más cotidianas de computadores (los PCS y cajeros automáticos). Sin embargo, las economías domésticas de esas personas pueden verse afectadas por el problema del año 2000 (Y2K), trastada de una tecnología sobre cuyo desarrollo o aplicación nadie les consultó.

Por lo tanto, de nosotros depende que la mayoría de la gente, especialmente los más pobres, tengan acceso al desarrollo y uso de la tecnología. Con el conocimiento necesario, sería posible que todos participáramos en el proceso de creación de formas alternativas de desarrollo tecnológico para que realmente se use para trabajar por el bienestar de todos los seres humanos por igual.

Comentarios

comentarios