Mes del orgullo gay en Latinoamérica

Mes del orgullo gay en Latinoamérica

19203743682_8e5b952bb8_o

Se acaba junio, un mes lleno de colores. Las banderas del orgullo LGBT ondean y conquistan calles, avenidas, restaurantes y bares. Así es, junio es el #MesDelOrgullo y las ciudades más grandes lo saben.

Hubo muchos motivos para salir a las calles a celebrar y lanzar consignas, para recordar la historia  contemporánea de nuestro movimiento desde Stonewall y reflexionar acerca de los distintos rumbos hacia donde caminan los esfuerzos de activistas y defensores de derechos de la mano de artistas y académicos.

El gobierno de Estados Unidos anunció que la bandera del Orgullo, la de los 6 colores, se levantó en todas sus embajadas al rededor del mundo. Así  mismo, varias empresas transnacionales solidarias decidieron izar también esta bandera como símbolo de apoyo a sus empleados en sus oficinas corporativas, pero también como un llamado a sus clientes y al mundo de la economía de libre mercado a solidarizarse con un sector históricamente vulnerado y que hoy, en este 2015, parece colocarse como un movimiento social protagonista del siglo XXI.

En muchas ciudades como Tel Aviv y Bilbao se llevan a cabo la marcha LGBT, este fin de semana es para conmemorar el inicio contemporáneo del movimiento, tal es el caso de Nueva York, Ciudad de México, Bogotá, Cali y Río de Janeiro, entre otras.

Google decidió conmemorar este mes con barras multicolor cuando se buscan palabras como gay y LGBT. El gigante de Internet hizo un desfile virtual del Orgullo y para ello dispuso una serie de vestuarios alusivos a los desfiles LGBT para que los usuarios intervinieran  a los androides a su gusto en el portal Androidfy y las mejores propuestas se llevan un reconocimiento.

Sin duda hemos alcanzado grandes derechos. En Colombia desde 2013 se reconocen las uniones civiles entre personas del mismo sexo y los activistas de este bello país siguen en la lucha para que se legalice el matrimonio igualitario. En ese mismo año, Uruguay se sumó a las filas de países latinoamericanos que aprobaron el matrimonio entre personas del mismo sexo, como ya lo habían hecho Argentina en 2010 y Brasil en 2012.

Este año en particular ha sido de grandes avances para países como México, donde entró en vigor la reforma legal que permite el cambio de identidad de género como un trámte administrativo y ya sin la necesidad de recurrir a un juicio y a un examen psiquiátrico. También, y en el marco del Mes del Orgullo, la Corte Suprema de este país sentenció que todos aquellas entidades que consideren el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer o sólo para fines reproductivos, son inconstitucionales e incurren en actos de discriminación, por lo que a partir de ahora ningún Estado puede negar el matrimonio a personas del mismo sexo.

Junio es en muchos sentidos el mes más importante para la diversidad sexual. Al rededor del mundo las ciudades más importantes celebran año con año los desfiles y marchas del orgullo LGBT. Latinoamérica sale a las calles a conmemorar el Orgullo LGBT, en medio de lentejuelas, consignas, música, besos, abrazos y pancartas. Nuestro movimiento es diverso, plural e incluyente, por lo que el respeto entre nuestras diversidades como parte de las distintas orientaciones sexuales, expresiones e identidades de género que cobijan a la diversidad sexual tendrá que ser el estandarte de nuestro Orgullo este año. Hermanarnos con otros movimientos sociales será parte de esta revitalización. Sin olvidar que aún falta mucho por hacer, conquistemos los espacios públicos a una sola voz: que nuestras diferencias siempre serán menos que nuestras semejanzas. Ya lo dijo Conchita Wurst: “We are unstoppable”.

 

Escrito por Carlos López López   @DosvecesLopez

Comentarios

comentarios