Home Mundo Caleña Diana Trujillo liderará el regreso de la Nasa a la Luna

Caleña Diana Trujillo liderará el regreso de la Nasa a la Luna

65
0

Diana Trujillo nació en Cali, tiene 39 años, es ingeniera y la primera mujer latinoamericana en ser parte del programa de Academia de la NASA. FOTO: NASA

La ingeniera colombiana Diana Trujillo será una de las jefes de vuelo que supervisará el programa Artemis de la Agencia Espacial Estadounidense (Nasa) para regresar a la Luna. Así mismo, estará involucrada en las misiones de la Estación Espacial Internacional (EEI) y de la tripulación comercial.

La información fue compartida este miércoles por la Agencia Espacial. Trujillo, de 39 años, es la primera mujer latina en hacer parte del programa de la Academia de esa agencia, seleccionada además para dirigir misiones de vuelos espaciales tripulados desde el Centro de Control de Misión en el Centro Espacial Johnson, en Houston (Texas).

La ingeniera, nacida en Cali, hace parte de un grupo integrado por Heidi Brewer, Ronak Dave, Chris Dobbins, Garrett Hehn, Nicole McElroy y Elias Myrmo.

Cohorte 2022 de los directores de vuelo de la Nasa. Supervisarán las operaciones de la Estación Espacial Internacional, la tripulación comercial y las misiones Artemis a la Luna. De izquierda a derecha: Heidi Brewer, Ronak Dave, Garrett Hehn, Diana Trujillo, Elias Myrmo, Chris Dobbins y Nicole McElroy. FOTO NASA.

Los siete dirigirán “equipos de controladores de vuelo, expertos en investigación e ingeniería y personal de apoyo en todo el mundo, tomando las decisiones en tiempo real”, detalla la agencia.

“Serán responsables de mantener seguros a los astronautas y de ejecutar misiones de vuelos espaciales tripuladas”, subrayó Norm Knight, director de Operaciones de Vuelo de la Nasa, en un comunicado.

Convertirse en director de vuelo de la Nasa requiere años de estudio y dedicación, así como experiencia profesional en un entorno de mucho estrés que requiere una rápida toma de decisiones.

Su historia

Trujillo, una inmigrante que llegó a los 17 años a Estados Unidos, con poco en los bolsillos y sin hablar inglés, se convirtió, entre otras, en la líder del equipo de ingenieros que desarrolló el brazo robótico de la nave Perseverance.