Para sus presentaciones en Colombia se ha preparado una Antología del Teatro Negro, que reúne algunos de las mejores piezas de este singular grupo teatral.

En 1961, un director de teatro en Praga, en la República Checa –que en ese entonces era Checoslovaquia– emprendió un camino que lo llevaría al reconocimiento mundial al innovar en la producción teatral al incluir luces ultravioleta, personas haciendo movimientos sobrenaturales, bailes sincronizados de objetos fosforescentes que cobran vida al flotar en un escenario que era una caja negra. El director era Juri Srnec y su creación, El Teatro Negro de Praga.

Hoy, 61 años después de sus primeras funciones, el Teatro Negro de Praga regresa a Colombia para maravillar al público de Medellín, Bogotá y Cali, con varias funciones de uno de los espectáculos más sorprendentes de las artes performativas.

El periplo del Teatro Negro de Praga por Colombia comienza el 30 de agosto con una presentación en el teatro de la Universidad de Medellín, luego de pasar por la capital antioqueña la siguiente parada será el Teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá, en donde hay dos fechas confirmadas, 31 de agosto 1 de septiembre.

Para finalizar su visita a Colombia, el Teatro Negro de Praga se presentará el 2 de septiembre en Cali, en el Teatro Jorge Isaacs.

Las entradas para las funciones en Medellín y en Bogotá se puede adquirir a través de TuBoleta.com, mientras que la boletería para la función en la capital del Valle del Cauca está disponible a través de La Tiquetera.

Los asistentes a cualquiera de las funciones podrán disfrutar de un espectáculo incomparable que en sus 90 minutos de duración, en los que, conforme el comunicado de los promotores de la gira de Teatro Negro de Praga, “personajes visibles e invisibles transforman el mundo corriente en una experiencia surrealista”.

Además, a tenor de las declaraciones que el director del teatro, Jirí Srnec (hijo) dio en una entrevista al diario El Tiempo, para sus presentaciones en Colombia han preparado lo que han llamado Antología del Teatro Negro.

“Son sketches de los 60, los 70 y los 80, que hizo mi papá. La primera obra fue La lavandera (1958) y después de tres años de pruebas. Podemos decir que la técnica, desde 1961 hasta ahora, es la misma. La esencia y lo que tiene valor son las historias que hizo mi papá, esa manera de crear, de jugar con las cosas”.

En la misma entrevista, el director ponderó la cultura colombiana:

“He estado muchas veces en Colombia y cuando bajo del escenario busco la cultura local. Claro que conozco a Botero (Fernando, el pintor). Las sopas, los caldos que tienen ustedes. Aquí en Praga, en un buen restaurante, no puedo tener un caldo tan bueno”.

Vale mencionar, Colombia es uno de los 68 países en los que el Teatro Negro de Praga se ha presentado, sumando, a la fecha 300 giras internacionales, en las que ha visitado China, Rusia, Estados Unidos, Siria, Israel, Grecia, África, Alemania, Australia, Francia, Turquía, Tailandia, Bolivia, Gran Bretaña, Honduras, Guatemala, México, Mónaco, Corea del Sur, Noruega y Suecia, entre otros.

Así mismo, su director, Jiří Srnec ha sido objeto de varios reconocimientos, como la Medalla al Mérito en el campo de la cultura y el arte, que recibió en 2011. También, en 2014, se hizo con el premio cultural europeo Trebbia a la actividad creativa y en 2018, el premio especial Thalia por su contribución extraordinaria a la cultura checa.