Home Columnas #Columna – ¿Cómo se mide la masculinidad?

#Columna – ¿Cómo se mide la masculinidad?

391
0

Por: Manuel Alcaraz.

¿Qué es masculinidad frágil y porque está mal ser frágil? Nos crían con esa construcción social y temerosa de que los hombres no lloran y no pueden ser vanidosos, ¿Pero por qué?

Cuando los niños se quieren poner falda está mal y son ‘raritos’ pero en Escocia se les enseña a usarla desde muy pequeños y es normal, de hecho, en la antigua Grecia, usar falda era símbolo de juventud y virilidad.  ¿Pero entonces por qué en Colombia, en pleno 2021, estas cosas son señales de masculinidad frágil?

El miedo de no cumplir los deberes de hombres es tan grande que se ha humillado a la mujer por ganar más que el esposo. Salir una noche de parranda con las mujeres de la vida alegre no los hace sentir mal. ¿Entonces cómo se mide la  masculinidad frágil?

Los ‘parceros’ se saludan de una manera tan homosexual, que las personas de otras épocas/edades no entienden y genera la pregunta de que si son ‘gais’. ¡¡Ah!! Pero llega un gay muy serio y lo primero que dicen  es “te  respeto, trátame serio o no te vayas a enamorar  de mí”. Es algo que no tiene sentido ¡Piénselo!

Si la masculinidad es tan frágil, ¿Por qué le decimos a nuestras hermanas, primas e hijas “Es que él es hombre” como respuesta? Pero es tan frágil que se prohíben, o nos prohibimos, en usar tonos pasteles o claros, porque esos tonos solo los utilizan las mujeres ¿Cómo podemos creer en eso?

Más de uno hemos dicho “ser mujer es muy difícil”. Pero ser hombres con gustos que te podrían señalar como frágil, es más difícil. Demostrar sentimientos en público te vuelve débil. Si el príncipe de los Saiyajin viviera en Colombia, sería un poco hombre… porque la única que trabaja para mantener a la familia es Bulma. Pero todos quieren ser como Vegeta.

Toda esta creación socio cultural de cómo debe ser el hombre, se ha pasado  de generación en  generación. Están tan mal puestos que, incluso, se ha afectado la vida sexual. Muchos solo buscan el propio placer y orgasmo que los hacen ‘vacas muertas’ y precoz.

Eso de masculinidad frágil no existe. Eso es el machismo adornado con flores. Que te juzguen, te clasifiquen y te humillen como eres, para mí eso no es frágil y un hombre frágil es tierno, compresivo y cariñoso. Entonces esos actos pasivo-agresivo los asociamos con ser frágil. Todo debe ser culpa de la misma sociedad que en véz de modificar estas acciones, les cambia el nombre.

Gracias al universo que nos dio a la generación de  cristal, y a la publicidad que intenta caerle, gustarle, empatizar  con todo el mundo. Gracias a eso han llegado seres que demuestran que  ese machismo disfrazado está mal, y nos impulsan a no sentir vergüenza de lo que nos gusta. El ejemplo más claro en esta actualidad puede ser Bad Bunny (en mi opinión).

Falta poco para que esos prejuicios del machismo mueran y se pueda vivir tranquilo. Solo espero que cuando eso suceda yo pueda presenciar ese momento donde los colores ya no tendrán género.