Home América de Cali #Columna – No lo culpen, no sabe lo que hacen con él

#Columna – No lo culpen, no sabe lo que hacen con él

361
0
blank

Por: Camilo Figueroa Gil.

Desprecian los derechos de la gente y a los que amamos este deporte. Piensan solo en su comodidad financiera, en que entre y entre más plática. Lo manipulan a su antojo y pretenden que no nos demos cuenta o que con eso nos mantendrán entretenidos. La gente sufre a su alrededor y les da igual. No quiero ser el abogado del diablo, pero el día de hoy quiero hacer una petición y aclaración: no culpen al fútbol, no sabe lo que hacen con él.

Esta semana hubo dos partidos en la ciudad de Barranquilla por Copa Libertadores: Junior vs. River y América vs. Atlético Mineiro. Más allá de lo sucedido en el terreno de juego, lo verdaderamente importante fue lo acontecido afuera del estadio; situaciones de violencia a los alrededores y residuos de gases lacrimógenos entrando a la cancha, parando el partido en varias ocasiones con los jugadores visiblemente afectados por el gas. Por cierto, felicitar a Santiago Moreno, jugador de América, por su señal de respeto en la anotación de su equipo en su respectivo compromiso.

Con todo esto, lo más normal del mundo sería decir que no se puede llevar a cabo ninguna competencia. Pues resulta que ayer confirmaron al país como sede de la Copa América, hágame el favor.

La indolencia de organizaciones como Conmebol y FCF brillan por su ausencia. No se trata de darle cámara o no a los manifestantes o “violentos” como ellos les llaman, es un tema de seguridad y de compromiso con los derechos humanos, porque siendo un ente continental, sería lo más lógico, ¿no? Pero pues, para ellos, que todo siga produciendo dinero con patrocinadores y derechos televisivos es más importante. “La grandeza de nuestro continente está por encima de cualquier aspiración personal” dijo el presidente de la Federación Colombiana, Ramón Jesurún, a un medio de comunicación deportivo. Poco que agregar.

Mi amor por el fútbol viene desde muy chiquito. Como la gran mayoría creí soñando e imaginando ser futbolista profesional, llevando el escudo de mi equipo amado y selección de mi país en el pecho. Aún lo hago, pero por las risas. Tengo 23 años recién cumplidos y aprendí a ver el fútbol de otra forma con el paso del tiempo. Analizar estrategia, táctica y técnica, por qué alguien gana o pierde, influencia social, peso mediático, etc. Pero todo con el mismo cariño que traigo desde ese pequeñito. No quiero hacer trampa, así que por eso no buscaré quién lo dijo, pero esa frase de “el fútbol es de la gente” tiene tanta verdad, como sencillez.

Parece drama (y seguro que lo es) pero ver como convierten el deporte en cortina de humo me afecta. Organizan estos eventos para despistarnos, y la gente ya lo sabe. Por eso hoy en día, hay tanto detractor del fútbol, porque esos señores que se reúnen a despilfarrar plata y hacen con nuestra pasión lo que se les antoja, utilizan el balompié para lo que les plazca, sin sentir remordimiento o tan siquiera un ápice de empatía con la gente. El Diego dijo alguna vez que la pelota no se mancha y doy fe de esas palabras. Ellos son los culpables, no el fútbol.

La Asociación Colombiana de Futbolistas Profesionales (Acolfutpro) informó luego de una reunión con los capitanes de todos los clubes de fútbol profesional, que están en a favor del paro y la ciudadanía, que piden al gobierno un diálogo con los líderes del paro y solicitan parar todos los torneos profesionales hasta que la situación mejore. Gracias, señores.

Ahora solo queda esperar. Evidentemente la lucha debe continuar hasta que gobierno y movimiento del paro logren una negociación exitosa. Por otro lado, considero que el fútbol debe detenerse hasta que cesen los enfrentamientos, y mucho menos, disputarse una Copa América. El pueblo ha sufrido lo suficiente, y ahora también quieren dañar este bonito deporte. Concuerdo contigo si piensas que lo utilizan para tapar, pero él no tiene la culpa de los que lo controlan. Nuestra realidad social no debe ser ocultada, y el fútbol no debe ser agredido ¿Tan difícil es de entender para Conmebol, FCF y el gobierno?