Home Columnas #Columna – No salgas del closet porque te pueden matar

#Columna – No salgas del closet porque te pueden matar

250
0
blank
blank

La homofobia es una problemática social que se mantienen en el tiempo. Los abusos parten desde un comentario jocoso, hasta la agresión física/sexual. Las más recientes estadísticas presentadas por la Organización no gubernamental Colombia Diversa, demuestra que el país crece desmesuradamente los ataques a miembros de la comunidad LGBTQ+. Entre 2019 y 2020, 448 lesbianas, gays, bisexuales y personas trans sufrieron algún tipo de violencia.

Lo que en su momento se vio como una lucha ganada, hoy es un blanco de amenazas e incertidumbre a causa de la intolerancia, el radicalismo religioso e ideologías neonazis. Siendo estas intimidaciones sociales que pretender acabar con la libertad de expresar abiertamente la identidad de género sin sentir culpa o miedo.

Vale reconocer que, hace 15 años la Corte Constitucional autorizó a las parejas del mismo sexo constituir “uniones maritales de hecho” y desde abril de 2016; contraer matrimonio. A pesar de los logros jurídicos y reconocimiento social, la guerra cultural se mantiene, pues Colombia es un país católico y tradicionalmente conservador, según Julie Turkewitz, reportera del diario The New York Times para Latinoamérica.

De la mano a lo anterior, se suman los hechos recientes ocurridos en Medellín. Ciudad en la que circuló un panfleto sentenciando de muerte a miembros de esta comunidad, justificando la criminalidad y la violencia en una acción de pureza y culpar a los demás que “quieren dañar una sociedad.” Pero lo peor son las estadísticas de muerte: en lo que va de 2022, seis homosexuales han sido asesinados en la capital antioqueña, cuatro de ellos en circunstancias parecidas, y siguiendo patrones de violencia. Para el escritor paisa Héctor Abad, esto podrían remitir a un plan de exterminio. Aunque faltan

Los antecedentes también son violentos, recordemos que en el 2019 por una iniciativa de la Alcaldía de Medellín junto con representantes de esta población ubicaron en el Pueblito Paisa la bandera que identifica la comunidad LGBTQ+, con el fin de promover la tolerancia y el respeto por la diversidad. Con posterioridad se conoció un video en el que se ve cómo dos hombres la bajan de la asta y luego la cortan con navajas y la tiran a la basura.

Por su parte, el pasado 10 de abril en Bogotá. En intermediaciones al teatro Astor plaza una pareja de homosexuales que estaban esperando un carro fueron sorprendidos por dos hombres a golpes. El video que se viralizo en redes sociales muestra los improperios a los que la pareja fue sometida. Sin duda es violencia, odio, homofobia, discriminación e intolerancia.

La erradicación de la homofobia, parte desde el reconocimiento al sujeto como portador de derechos y propio de libertad de expresión e identidad. La violencia y la criminalidad no puede ser justificada en la segregación de una comunidad reconocida legalmente en Colombia. La pedagogía debe incluir a los adultos que niegan los triunfos legales y sociales que históricamente ha obtenido la comunidad LGBTQ+.