Home Columnas #Columna – Polos opuestos con un mismo odio

#Columna – Polos opuestos con un mismo odio

356
0
blank

Por: Janel Alejandra Araujo.

Estamos actualmente frente a un gobierno que ha arrasado sin escrúpulo, sin compasión… con una sociedad vulnerable, donde el progreso se ve estancado especialmente para aquellos que no cuentan con los recursos económicos para vivir de una manera estable, y donde el más pobre no logra vivir en condiciones dignas. Para nadie es un secreto que nuestro país tiene altos índices de pobreza y de violencia. ¿Cómo sobrevivir así? ¡Si! Sobrevivir es la palabra que debo usar para referirme a lo que como ciudadanos nos toca enfrentarnos.

Una supervivencia a diario, esperando que no nos roben, que no nos maten por robarnos, que si pensamos diferente no nos ataquen, que tener libre expresión de ideas o de opiniones no sea un punto fijo para ser víctima de alguna agresión, sea por parte de autoridades, o de la misma sociedad del común.

Vivimos criticando uno del otro al mantener nuestras posturas políticas, muchas veces tirando sátiras y veneno, pero se han dado cuenta que no solo es culpa del manejo de un gobierno, al cual señalamos siempre (aclaro, no los eximo de culpas), porque es inevitable no llenarse de rabia e impotencia al ver cómo hacen una y otra vez lo que quieren sin importarles pasar por encima de quien sea, en especial los menos favorecidos.

Se empeñaron en volver más rico al rico, que ironía… como quien dice “la plata busca la plata” y dejan ¡sin oportunidades a los demás!  Pero sí, no solo es culpa de nuestro nefasto gobierno que ha hecho, por años y años, lo que han querido, es culpa también de nosotros y eso se ve reflejado por ejemplo, en cada acción como ciudadanos o en cada comentario en una red social. Solo se ve odio, incoherencias, maldad, alegría por el mal ajeno, insultos, gente hablando por hablar, muchas veces sin argumentos válidos. Nos creemos con el derecho de señalar e insultar a otra persona por pensar diferente, y no se trata tampoco de eso, es tolerar, es aprender a vivir con las diferencias, pero siendo justos y compasivos, no buscando generar más odio y violencia, porque lamentablemente muchos de la sociedad del común, también solo busca sus intereses personales.

No somos unidos buscando un mismo fin, una Colombia con oportunidades,  con educación para aprender elegir y tomar mejores decisiones y que sea cada persona la que elija qué camino tomar, sin tenerse que ver “obligado” a irse por senderos lejos de lo legal o digno.

No todos nacen en las mismas condiciones, no todos tuvieron acceso a una educación y los que han tenido algunos privilegios no han sabido aprovecharlos para hacer el bien también para los demás, porque se supone que a quienes montan en ese gobierno son personas estudiadas, pero en cuestión de valores y principios, no logro descifrar dónde quedó eso.

Si la plata y el poder logran transformarte hasta el punto de ser egoísta con un pueblo que muere de hambre… ¿les pica la mano por robar? ¡ok! Si con lo que se ganan no es suficiente, no les alcanza, ¿no podrían robar menos por lo menos para que, por ejemplo, un niño de la guajira tuviera un plato de comida decente?

Es triste ver que no hemos podido realmente estar unidos, que no hemos entendido que la pelea no es entre nosotros, que la empatía, la real empatía es lo que debería de movernos para generar un cambio. Estamos cansados, queremos orden pero también condiciones justas, queremos un gobierno que se preocupe por la seguridad de sus ciudadanos, queremos un gobierno que se preocupe por sus niños que se mueren de hambre, queremos un gobierno que se preocupe por brindar más fácil el acceso a la educación.

Todo esto quizás lo podamos lograr, pero se necesita un mismo fin… de todos, no el mismo odio entre nosotros, porque básicamente estaríamos haciendo lo que tanto le criticamos a este gobierno que solo busca intereses individuales y no el bien para su país.