Home Columnas #Columna – Tomás, sálvanos del uribismo

#Columna – Tomás, sálvanos del uribismo

485
0

Por: Juan Camilo Vanegas.

El Presidente Iván Duque, antes de llegar a la Casa de Nariño, tuvo la oportunidad de ser Congresista en oposición al Gobierno de Juan Manuel Santos. Dentro de los muchos shows mediáticos hechos por su partido, recuerdo que cuando Santos presentó alguna de sus reformas tributarias bajo otro nombre, Duque como vocero del Centro Democrático, atacó vehementemente el intento de manipulación del pasado gobierno. Adicionalmente, una de las principales consignas de la campaña a la Presidencia de Iván Duque y Marta Lucia Ramírez, fue precisamente la de menos impuestos y mas salario mínimo.

Sin embargo, pasada la semana santa el Viceministro de Hacienda, Juan Alberto Londoño nos sorprendió con el anuncio de la Ley de Solidaridad Sostenible, que no es nada diferente a una reforma tributaria en la cual los más afectados son los que menos recursos tienen y a quienes más ha afectado económicamente la pandemia: las clases media y baja.  Por ejemplo, productos como azúcar, chocolate, harina, pastas, café, cereales, carnes y embutidos pasarían a tener un IVA del 19%. Entonces, es una propuesta de reforma tributaria anunciada por el gobierno nacional, es decir, un aumento en los impuestos ideado por el uribismo, pero que no ha tenido aceptación por parte de la opinión pública. Ha sido tanto el rechazo, que hasta la misma bancada de congresistas del Centro Democrático declaró no estar de acuerdo con la reforma. En tal sentido, Tomás Uribe, hijo del Expresidente Uribe, dialogó con el Presidente Duque, para impulsar propuestas de austeridad estatal y evitar que productos de consumo esencial y masivo como el café o el chocolate se vieran gravados en la Ley de Solidaridad Sostenible.

Mucho se ha hablado los últimos meses de una posible aspiración de Tomás Uribe a la Presidencia, sin embargo, aun no tiene la experiencia ni la madurez para afrontar un reto como ese, su mayor logro político es ser hijo de su papá. Pero lo que si me atrevería a pronosticar es que muy probablemente, considerando que Álvaro Uribe no vuelve al Congreso, Tomás sea el llamado a reemplazarlo encabezando la lista al Senado del Centro Democrático. Si por algo se ha caracterizado el expresidente Uribe es por su gran capacidad de manipular la opinión pública, como lo hicieron en el debate del si y el no para los acuerdos de paz, argumentando que nos íbamos a volver Venezuela o que la ideología de genero iba a incentivar el homosexualismo en los niños de Colombia. Hoy la manipulación es aun mayor y sin ningún reparo, el gobierno uribista hace una propuesta de reforma tributaria que afectaría fuertemente a los que menos recursos tienen a través de un viceministro, para que paso seguido, el hijo del jefe político y posible candidato al congreso y el Presidente del Uribismo (Iván Duque), sean quienes nos salven de la Ley de Solidaridad Sostenible, propuesta por ellos mismos. Definitivamente esta es una muestra de lo desconectado que esta el gobierno de los colombianos y de la mala gestión que ha tenido el uribismo en la Casa de Nariño.

Así pues, no nos queda nada más que pedirle a Tomás que con su inmensa experticia política nos proteja de los abusos del gobierno que su padre eligió para Colombia: Tomás sálvanos del uribismo.