#Columna Civismo: clave para salir de la crisis

#Columna Civismo: clave para salir de la crisis

Civismo: clave para salir de la crisis

 

Yuval Noah Harari es un historiador célebre por su visión del futuro de la Humanidad impulsada por los datos y avances como la Inteligencia Artificial. En un artículo muy interesante sobre las consecuencias a largo plazo de la crisis causada por el COVID-19, plantea que hay dos grandes decisiones que debemos tomar ahora y que definirán el mundo al que saldremos cuando acabe la cuarentena. La primera es la estrategia para controlar el avance del virus, cuyas opciones son a) implementar un Estado policial totalitario que vigile muy de cerca a sus ciudadanos o b) uno que brinde herramientas e información confiable a sus ciudadanos para que se autorregulen. La segunda decisión es el estilo de interacción con otros países, que varía entre el extremo del aislamiento nacionalista o la cooperación internacional.

Vigilancia, control y manipulación

Hablemos sobre la primera decisión. Como lo comentamos en la columna anterior, la opción de la vigilancia y control físico de la población es la favorita de las dictaduras y gobiernos incompetentes. Empieza como algo transitorio, sin oposición debido a la emergencia, pero una vez superada la crisis, la vigilancia no se desmonta sino que se queda permanente “por si acaso”. El problema es que, a diferencia de las dictaduras del siglo pasado como las de Cuba, Alemania, Corea del Norte o la Unión Soviética, ya no se necesitan espías para vigilar a la gente. Ahora los gobiernos y corporaciones cuentan con sofisticados algoritmos y herramientas que pueden rastrear nuestras actividades en línea e inferir con cada vez mayor precisión nuestras preferencias y posiciones políticas. Que muchos estemos físicamente confinados a nuestras casas facilita el rastreo y nos hace potencialmente más vulnerables a que nos influencien. 

Existe la tentación de creer que la única gente fácilmente manipulable es la que tiene poca educación o que no puede pensar más allá de cómo sobrevivir la semana. Sin embargo quienes estén encerrados pasando cuarentena con un papá, mamá o abuela uribista saben que incluso personas cultas, con altos niveles educativos y buenos ingresos, también son manipulables. Muchos de ellos siguen creyendo que haber votado por el actual gobierno era preferible a las alternativas, pese a todas las indicadores de que esa apuesta saldría mal. Pero la verdad sea dicha, los detractores del gobierno tampoco nos salvamos. Caemos muy fácilmente en la indignación por la payasada del funcionario de turno, que en realidad es una distracción para que no hablemos del mico que están aprobando simultáneamente.

¿Entonces qué hacemos?

Como bien lo dice Harari, hay que apostarle a la segunda opción, que es empoderar a los ciudadanos con transparencia y buenas herramientas para que nosotros mismos nos autorregulemos. Corea del Sur demostró que este enfoque, combinado con rápidas acciones al poco tiempo de detectar la infección, es el más efectivo a largo plazo, ya que simplemente no hay tantos policías ni personal de salud para controlar a tanto coreano. En palabras del viceministro Lee Tae-ho “esta confianza pública ha resultado en un nivel muy alto de conciencia cívica y cooperación voluntaria que fortalece nuestro esfuerzo colectivo”.

Pero gracias a la gente que aquí en Colombia se fue de puente en medio de plena cuarentena parece evidente de que estamos lejos, muy lejos, del nivel de civismo de Corea del Sur. Sin embargo, los que somos conscientes de lo que está en juego debemos promover el civismo, compartir y consumir información con sentido crítico, no sólo para contener esta pandemia coyuntural, sino para que no haya excusas para endurecer el control de la población, permanentemente. Nada menos que el futuro de nuestra democracia depende de la decisión que como sociedad tomemos hoy.       

Más columnas de Andrés Meza:

https://elclavo.com/columnas-en-el-clavo/columnistas/andres-meza/

https://elclavo.com/author/ameza/

Comentarios

comentarios

Leave a Reply