#Columna: El problema con Apu

#Columna: El problema con Apu

el problema con apu

El problema con Apu

 

“Hace tiempo aprendí a tolerar a otros en vez de obligarlos a pensar como yo, puedes influenciar a la gente sin estar acosándola”

Apu Nahasapeemapetilon

 

Hace unos días seguí, con gran atención, la controversia que se generó debido a la supuesta salida del personaje Apu de Los Simpson. Al final, los productores de la serie han desmentido esto rumores y, para bien o para mal, no se hablará más del tema. Lo curioso de la cuestión, es el revuelo que suscitó en la redes, lugar en donde al parecer se forman todos los debates hoy en día; varios alzaron su voz de protesta contra esta situación, y otros tantos, muchos en realidad, se identificaron con la persona abanderada de la controversia.

Contexto

El reconocido comediante, de ascendencia hindú, Hari Kondabolu se dio a la tarea de crear un documental donde muestra cómo la forma “estereotipada” en que se representa su cultura, en la figura de Apu, afectó, y sigue afectando, su forma de desarrollarse en la sociedad. Para esto entrevistó a múltiples actores y comediantes pertenecientes a esta diáspora, como también afros, quienes de la misma manera se ven reflejados en ciertos personajes de la serie.

Dicho documental levantó una oleada de críticas a favor y en contra, hasta al punto de generarse el rumor de que el personaje sería retirado de la serie, con el afán de no armar revuelo entre los televidentes.

Libertad y Expresión

No exagero al decir que miles de personas estuvieron de acuerdo en que Apu saliera de Los Simpson por estas acusaciones. Personas que antes de toda la controversia no se fijaron nunca en el tema ni en el personaje en particular. Sin embargo, no dejo de pensar en la poca visión que tiene este tipo de gente, incluyendo al comediante que inició el revuelo. Para nadie es un secreto que hoy en día, con el auge de las redes sociales, todos pueden sacar a relucir su forma de pensar, dar su opinión sin importar si es impopular, errada u ofensiva; es un mundo donde cada uno tiene cabida.

No obstante, lo anterior ha generado que pensamientos sin fundamentos, camuflados de reivindicación, florezcan en la mente de todos, e inunden la red como un virus sin control. Creo que este es el caso que nos apremia. Cuando se mira sólo la superficie y no se ahonda, cuando decidimos centrarnos únicamente en el empaque y dejamos de lado el contenido, cuando vemos lo que queremos ver y proyectamos nuestras dudas e inseguridades, la realidad se suele tornar fría, peligrosa y ofensiva.

Lamentablemente, es así cómo se toma casi todo hoy en día. Si nos detuviéramos a mirar realmente, nos daríamos cuenta de que personajes como Apu son un reflejo de nuestra sociedad. En un mundo como el nuestro, donde las barreras cada vez son más difusas, donde ya no sólo nuestra cultura nos representa, donde vemos y oímos otras formas de ser, programas como Los Simpson ayudan a entender los diferentes problemas a los que nos enfrentamos. Sus personajes son una hipérbole, una crítica a nuestras creencias más profundas, una sátira a eso que nos hace humanos, una burla a nuestras contradictorias formas de actuar.

Pensar más allá de lo que se ve

Pretender que, al eliminar a Apu de la serie, los índices de discriminación van a reducir o que de esa manera nadie se sentirá apartado por su forma de ser, pensar o actuar, es un error. Si algo nos dice Apu, que por otra parte es un personaje mucho más profundo, que va más allá de su etnia, es que el problema no está en él, sino en las personas que lo ven y sólo visualizan una ofensa. Es como el típico ejemplo de aquellos que miran el dedo mientras este apunta a la luna. El cambio, la verdadera transformación nace desde nosotros, desde nuestra educación, desde lo que decidimos dar y recibir de los demás; no de censurar u obligar a otros a acatar nuestro pensamiento, no de indignarnos inútilmente contra lo que no debemos indignarnos, no de ver la superficie e ignorar las profundidades.

 

 

El problema con Apu

Comentarios

comentarios

Leave a Reply