#Columna: Estamos en el año 12 019. Sí, 12 019.

Estamos en el año 12 019. Sí, 12 019.

Estamos en el año 12 019. Sí, 12 019.

Hace unos trece mil millones de años nació nuestro universo, de alguna forma que aún no podemos asegurar del todo.

Lo que es realmente curioso es que hoy celebramos el primer día del año 2019, y no del 13 000 000 019.

Probablemente sé en qué estás pensando y tienes razón: no llevamos la cuenta de los años del universo, sino del tiempo que las historias apostólicas relatan sobre la historia de Jesucristo, pero es un poco injusto.

Todo el asunto se complica cuando reconocemos que no toda la humanidad vive bajo orientaciones apostólicas: existen incontables interpretaciones a lo largo del planeta, y muchas no consideran que estamos en el año 2019.

Una solución a esta dificultad: un punto de partida universal que nos permita situar un punto de inicio a la adición anual de números, un número que nos represente realmente como especie y unifique todas las culturas existentes… un punto que marque el comienzo del nuevo mundo sobre el antiguo.

El primer templo

Una idea que ha llamado la atención en las últimas dos décadas, nos ofrece un punto concreto de inicio para lo que podemos llamar ‘civilización’.

En la parte asiática de Turquía, al sur de Anatolia, se reunieron por primera vez los primeros cazadores y recolectores sin conocimientos en agricultura o metalurgia, hace unos 12 000 años. Las únicas herramientas con que contaban estaban hechas con madera y piedra. Para hacernos una idea, esta primera civilización se reunió 7 000 años antes de que los egipcios levantaran sus majestuosas pirámides.

En las colinas de Anatolia, aquellos cazadores y recolectores levantaron estructuras rudimentarias circulares con piedras apiladas hasta en 6 metros de alto, decorando los bloques con pictogramas de animales y criaturas mitológicas. Aunque no estamos seguros de cómo aprendieron a organizarse tan bien, aquellos humanos comenzaron a construir nuestro propio mundo, con lo que sería un templo dedicado a las deidades del momento.

Una actualización en nuestro calendario

Cesare Emiliani fue quien propuso la idea de añadir 10 000 años a nuestro calendario actual, el gregoriano, para ser mucho más precisos con la percepción de nuestra edad como humanidad.

El ‘Calendario Holoceno’ abarcaría todos los hitos históricos que conocemos y con los que nos identificamos como una construcción social, como seres evolucionados: incluiría los grandes avances matemático de los egipcios, las grandes batallas romanas, y hasta la aparición de los primeros computadores en días casi recientes.

Los demás calendarios no perderían vigencia: podrían conservar su naturaleza de acuerdo con las bases de sus creencias, pero el Calendario Holoceno haría un rastreo mucho más preciso y justo, incluyendo todos los acontecimientos relevantes de todas las culturas que han hecho parte de la humanidad desde hace unos 12 000 años.

Ya que todos conocemos algo sobre nuestra historia en los 2019 años que hemos contado, hagamos un brevísimo recorrido por lo que encontraríamos en la historia de 12 019 años:

  • Año 0: El primer templo.
  • Año 1 000: (Primera) Ciudad de Jericó.
  • Año 2 000: La agricultura se expandió.
  • Año 3 000: Aparece la alfarería y las primeras culturas chinas e indias.
  • Año 4 000: Usamos el metal por primera vez.
  • Año 5 000: Inventamos la rueda y la escritura cuneiforme – Edad de bronce.
  • Año 7 000: Aparece la civilización del Valle del Indo, el antiguo Egipto, la civilización Micénica en Grecia y los Sumerios en Mesopotamia. Se construye Stonehenge y aparece la primera dinastía china.
  • Año 8 000: Aparece la cultura Olmeca en Sudamérica. Ocurre la supuesta conquista de Troya. Todas las civilizaciones del medio oriente en la Edad de Bronce son destruidas excepto Egipto.
  • Año 9 500: Comienza la ‘cultura europea’ y con ello la Edad de Oro que termina poco después. Comienza el imperio romano. Asesinan al César.
  • Año 10 000: Empieza el calendario gregoriano.
  • Año 12 000: Caminamos en la luna.

Una vez entendemos la importancia de expandir nuestra dimensión histórica hacia un calendario mucho, pero mucho más amplio, nos damos cuenta de que así no estaríamos ignorando 10 000 años de desarrollo y momentos memorables.

Expandir nuestro calendario vuelve increíble nuestra historia, nos ayuda a entender que debido a esos cazadores y recolectores nos desarrollamos como la civilización que somos hoy en día, aunque ellos no supieran lo que ponían en marcha al apilar las primeras piedras para nuestra humanidad.

 

 

 

Estamos en el año 12 019. Sí, 12 019.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply