#Columna: La cara amable del 2018

#Columna: La cara amable del 2018

La cara amable del 2018

La cara amable del 2018

Desde que escribo para ustedes, con toda la pasión y labor del hábito, he resaltado diferentes reacciones y comportamientos sociales asumidos frente a los acontecimientos que suceden en el mundo, principalmente en mi Macondo, mi Colombia.

La mayoría de estas actitudes son negativas, los colombianos estamos tan acostumbrados a que cuando sucede algo nuevo no nos sorprende, es como aquel meme de: “no espero nada de ustedes y aún así logran decepcionarme”; sin embargo, pasamos la mayor parte del tiempo priorizando lo malo… hemos olvidado los buenos cambios que ocurren en el entorno nacional cada año.

A cuatro días de que se acabe el año, quisiera destacar los que, para mí, son sucesos buenos, excelentes y maravillosos que pasaron este 2018 en mi país, el programa Las Igualadas del Espectador ya mencionó algunas que quisiera agregar a la lista. La cara amable del 2018 se demostró a partir de: que más de 8 millones de personas hemos despertado de la pesadilla cegadora, permisiva y corrupta que ha gobernado a Colombia por más de 20 años. Ocho millones de personas y seguimos contando.

Lo bueno

  • A nuestra higiene femenina no le incrementaron IVA del 5%: podremos seguir comprando los tampones y las toallas con tranquilidad. Aunque también es algo buenísimo que estén comercializando la copa menstrual en Colombia, tenemos la oportunidad de ayudarle al planeta un poco más y de ahorrar platica.
  • La protección cuesta un poco menos Esto significa que estamos, paso a paso, fortaleciendo la asequibilidad de los anticonceptivos; porque todos queremos hacer el amor, porque todos queremos evitarnos enfermedades, porque muchos quieren vivir el placer sin el riesgo de un embarazo no planeado y no deseado.
  • No lograron derrumbar el derecho de las mujeres colombianas a abortar bajo las 3 condiciones legales admitidas: peligro de la salud de la mujer, violación o incesto y malformaciones del feto riesgosos para la vida fuera del útero. Gracias, Corte Constitucional, por permanecer firme, a pesar de que esto debería ser una decisión libre.

Lo excelente

  • La Corte Constitucional le exigió al Ministerio de Educación darle prioridad al acoso femenino, sexual y académico dentro de las instituciones educativas, sobre todo en las universidades. Por fin las voces de muchas estudiantes fueron escuchadas, pues se supone que la Universidad debe ser un refugio para nosotras, no un calvario.
  • A pesar de la presente xenofobia, aumentó la solidaridad y respeto hacia los inmigrantes venezolanos, ya son más las personas y fundaciones dispuestas a ayudar a las familias y campamentos en alimentación, vestuario, techo y salud; en Bogotá construyeron un albergue para ellos.
  • Celebridades y artistas internacionales como Roger Waters y Residente dieron su apoyo a la lucha estudiantil, a la resistencia al gobierno Duque y al cumplimiento de derechos humanos como el de la libre expresión, la educación y las artes. Agradecemos mucho a Waters no haberle dado su bajo a Duque y por no acolitarle su pésimo mandato.
  • ‘Pájaros de verano’ de Ciro Guerra fue prenominada a los Oscars como mejor película extranjera.
  • Caterine Ibargüen fue reconocida por ser la mejor atleta femenina del mundo y el ciclista Egan Bernal fue el vencedor de la ruta ‘Colombia, Oro y Paz’, en donde Nairo Quintana y Rigoberto Urán también participaron y se quedaron con el segundo y tercer lugar.

Lo maravilloso

  • Hubo un paro estudiantil nacional por más de dos meses que sirvió para que las voces de los estudiantes de públicas y privadas exigieran un mejor presupuesto y una mayor prioridad para la educación. El gobierno, a pesar del enorme retraso, escuchó, hubo mesa de negociación y se decretó un presupuesto mayor para la educación pública superior, ahora no estamos dejando que nos metan los dedos a la boca.
  • Tomaron en serio a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) y a la Comisión de la verdad. Cada uno de estos mecanismos se ha ‘puesto la 10’ en coordinar, investigar, juzgar y reparar los daños que los 50 años de guerra entre la milicia nacional y las antiguas FARC trajeron con ello. No sólo eso, se presentaron excombatientes de las FARC, miembros del Ejército y víctimas del conflicto a dar su testimonio frente a los magistrados para otorgar un veredicto justo de la justicia. El proceso ha sido lento, claro está, pero es seguro.
  • La comunidad LGBTIQ colombiana ahora cuenta con una política pública (Decreto 762 del Ministerio de Interior) que protege sus derechos, desde su identidad de género, como su orientación, libre expresión de la personalidad y demás.

Como suelo decir, el cambio de un país comienza por uno mismo. Puede que los colombianos estemos acostumbrados a la miseria, pero eso no significa que debamos permanecer así y pensar de esa forma para siempre. Estoy segura que, además de actuar y exigirle al Estado por una Colombia superior, los colombianos resaltamos más los buenos sucesos que los malos, inclinaremos más la balanza a nuestro favor. A un país mejor.

 

Feliz año nuevo,

 

¡A resistir!

 

 

La cara amable del 2018

Comentarios

comentarios

Leave a Reply